Durante el VI Congreso Latinoamericano y del Caribe sobre Calidad e Inocuidad de los Alimentos, Ada Chávez Oviedo, viceministra de Comercio Interior de Cuba declaró que, de forma gradual y ordenada, la mayoría de los restaurantes y cafeterías propiedad del estado cubano pasaran a ser administrados por privados.

Según la funcionaria, casi el 70 por ciento de este tipo de establecimientos son administrados por el Estado en la actualidad, pero como parte del proceso de cambios que se producen hoy en el país caribeño, se ha diseñado una política para extender, en todo el país, la gestión de los servicios gastronómicos por formas no estatales, dígase cooperativas o particulares como tal.

Anuncios
Anuncios

De los casi 500 mil trabajadores privados que existen hoy en Cuba, un 15 por ciento labora en este sector, número que debe crecer exponencialmente cuando esta medida haya sido aplicada a lo largo y ancho de la nación antillana.

Chávez Oviedo enfatizo que este proceso será gradual, siguiendo planes macroeconómicos, sin medidas bruscas, pero con la premisa de que el sector necesita incrementar la calidad y seguridad en los servicios que hoy se prestan a la población y a los casi tres millones de turistas que visitan la isla anualmente.

También explicó que entre los principios que regirán la aplicación de la nueva política, estará el de mantener la propiedad estatal sobre los medios fundamentales de producción, como los inmuebles; aunque podrán ser arrendados o vendidos equipos, útiles y herramientas, según las necesidades de las nuevas gerencias.

Anuncios

De esta forma Cuba busca rescatar aquellos servicios que representan tradiciones en instalaciones emblemáticas, así como también la culinaria típica de cada región, en pos de enaltecer la identidad cubana, señaló Chávez Oviedo.

Con el propósito de incentivar el funcionamiento de las cooperativas como formas más sociales de producción y distribución, se estableció que en aquellas instalaciones que operan hoy bajo el modelo de arrendamiento, sus trabajadores podrán asociarse.

Además, quienes laboren en establecimientos incorporados al sector no estatal podrán participar en los programas de formación técnica y profesional del Sistema Nacional de Educación, los cuales han tenido gran aceptación entre los participantes, pues les enseñan cómo dirigir mejor sus nuevos negocios.

De acuerdo con el cronograma establecido por el Estado para este proceso en la actualidad se encuentran en fase de conformación las normas necesarias para implementar la política, proceso que debe culminar antes de diciembre de 2014.