Hoy en día y tras muchos años de crisis para muchas personas jóvenes y familias enteras las penurias económicas del día a día aún siguen en nuestro país, con gente que apenas llega a fin de mes, jóvenes que vuelven a casa de sus padres porque no pueden subsistir con ese sueldo de 600 euros, o familias enteras que vuelven a sacar a sus padres jubilados de la residencia para poder sobrevivir con la pensión de sus mayores.

El panorama se vuelve gris y en muchas ocasiones no se vislumbra salida alguna, no tenemos una perspectiva de futuro porque al no cotizar vemos que hay peligro para que el día de mañana podamos tener una pensión digna con la que poder afrontar nuestros últimos años de vida. Para la gente joven tampoco es nada fácil pues tienen que sobrevivir con salarios míseros dando un montón de horas y desempeñando labores que no son adecuadas en muchos casos a su formación académica, es fácil encontrar chicas y chicos licenciados e incluso con doctorados bajo el brazo sirviendo en hamburgueserías o de dependientes en tiendas de ropa.

Ante este panorama surge la pregunta de qué hacer, seguimos en nuestro querido país, con nuestra familia, amigos, nuestra cultura y nuestra vida en general, u optamos por labrarnos un futuro en un país extranjero, otra cultura, otro idioma, pero con la posibilidad de disponer de un futuro. Hemos de valorar y sopesar los pros y las contras de esta en ocasiones difícil elección, pues no es nada fácil y seguramente en el extranjero no nos van a regalar nada. Es importante que elijamos el país que sea tengamos en cuenta algunas cosas.

Una recomendación es tener un nivel aceptable del idioma inglés pues vayamos donde vayamos posiblemente con este idioma podremos desenvolvernos al principio antes de comenzar a estudiar el idioma nativo. También es importante a ser posible y si no tenemos a nadie conocido donde vayamos, que procuremos ir al menos con un alojamiento buscado o con un contrato de trabajo o entrevistas laborales, pues si esto no es posible, nos va a costar mucho dinero que posiblemente no tengamos.

No ponernos a corto plazo una vuelta a nuestro país, pues es más necesario el adaptarnos lo antes posible a nuestro nuevo lugar de residencia y conocer sus costumbres e idiosincrasia, por lo que ocuparemos seguramente dependiendo del país, varios meses e incluso años. Con todo lo expuesto más que una búsqueda de un futuro parece una aventura, pero qué es si no la vida, una aventura constante en la que todos y cada unos de nosotros buscamos nuestro "Dorado" particular. #Inmigración