El narcotráfico y la prostitución han aumentado la cifra del PIB español, la riqueza de España, en un 0,85%, esto es, en unos 9.200 millones de euros. Ambas son actividades ilegales y, hasta ahora, nunca antes se habían contabilizado en el cálculo del PIB. Por supuesto, la introducción de dichas actividades ilegales en este cálculo será exigida por la #Unión Europea a partir del año 2016. Sin embargo, los técnicos del INE (Instituto Nacional de Estadística) han decidido incluirla en los cálculos del PIB de este año, pues había algunos otros, también ordenados por la Unión Europea, que realizar, por lo que han decidido aprovechar la ocasión para introducir todas las variaciones de una vez.

Anuncios
Anuncios

Con todo esto, España es 26.193 millones de euros más rica. Aparte de la contabilización de estas actividades ilegales, hay que añadir los cambios metodológicos mencionados. En efecto, el gasto militar y el gasto en I+D+i pasan de considerarse gastos de consumo a inversiones. Además de esto, se aumenta la base del cálculo del PIB en un 0,84% y otros cambios estadísticos, tales como el nuevo censo.

Con estos cambios introducidos en el PIB, la unión europea espera maquillar las cifras de los países miembros. En realidad es falso que el PIB haya aumentado, simplemente se ha sumado una parte que antes no se sumaba: no ha habido un aumento de la riqueza del país. Por lo que respecta a cambios como el de I + D + i o el gasto militar, simplemente se ha trastocado el concepto del gasto pero, con todo, sigue siendo un gasto, solo que antes restaba y ahora no.

Anuncios

En España todo sigue igual, no somos más ricos pero la prostitución y el narcotráfico por fin se han ganado su merecido reconocimiento en el cálculo del PIB. Las prostitutas pueden ayudarse del maquillaje para conseguir más clientes. Igual que los países de la Unión Europea, que maquillando las cifras del PIB pueden conseguir “reducir” sus cifras de déficit, parecer más solventes y reducir la diferencia entre su riqueza y su nivel de endeudamiento. Nunca antes traficantes y prostitutas habían cumplido una labor para la sociedad tan encomiable. En fin, ¡qué vivan las drogas y las putas!