El Ministerio de Interior y los distintos sindicatos de trabajadores han llegado hoy, miércoles, a un acuerdo para cambiar la orden de la Seguridad Social que enunciaba que al menos 30.000 trabajadores de 61 años que querían jubilarse no iban a poder aunque disponían de derecho a hacerlo. También, el secretario de Estado ha asegurado que se van a revisar todos y cada uno de los 1.500 casos de personas a las que se les ha denegado la pensión después de que la seguridad Social cambiara su criterio el pasado junio.

Pongámonos en situación. En abril de 2013, una orden de la dirección general de ordenación dictó que los trabajadores de mayor edad que se habían jubilado debían volver a ser dados de alta en la Seguridad Social.

Anuncios
Anuncios

dichos trabajadores habían sido despedidos individual y previamente a la última reforma de las pensiones. Finalmente consiguieron llegar a un acuerdo con la S. Social para poder ser jubilados con 61 años y no tener un excesivo empeoramiento de sus pensiones.

Mirando hacia delante, el secretario de Estado Tomás Burgos ha anunciado que el Gobierno se posicionará con un nuevo criterio con respecto al impuesto de junio e incluso al de agost, que llegó a revisarse de forma más exahustiva. Este cambio repercutirá en que las personas que están pagando de sus propios bolsillos las cotizaciones a la Seguridad Social a pesar de no estar trabajando no vean retrasada la fecha de su jubilación.

Con respecto a este asunto, Burgos ha rebajado la cifra de afectados que dio el Ministerio de 35.000 a 30.000 para los próximos 4 años, que es el tiempo acordado para que la reforma de las pensiones entre en vigor.

Anuncios

Los sindicatos han celebrado la rectificación por parte del Gobierno ya que aseguraban que la cifra de afectados era demasiado alta para dejarlo pasar.

Ahora es el turno de la Seguridad Social, que deberá ponerse en contacto con los afectados en los siguientes días para informarles del cambio de criterio e informarles de su derecho a la jubilación anticipada en los términos que habían acordado previamente. El director de la Seguridad Social ha asegurado que dicha rectificación no supondrá ningún gasto extra a la institución.