De esto no habla ni habló Rajoy en el más que triunfalista e irreal discurso de la nueva legislatura, es evidente que si desde el extranjero se paralizan o han paralizado las inversiones es debido a que por más que los salarios sean bajos, los riesgos de invertir en España son altos.

Pero esto no acaba aquí, para ponerle la guinda a la torta del desastre de gestión encabezado por Rajoy las propias empresas españolas han perdido interés por invertir en España y la inversión también ha caído en un 56% lo que refleja el peor arranque desde el 2011, el peor retroceso desde que el comienzo de la crisis.

Estos datos ni los mencionó Rajoy, todo lo contrario, habló de "raíces vigorosas", de crecimiento y no se equivoca pero siempre y cuando lo haga si se refiere a la inversión de empresas españolas en el exterior, allí ha crecido, pues de forma directa sí han invertido en el exterior, en este primer semestre se ha producido una inversión directa de empresas españolas de un 57%, curiosamente la mayor cifra desde el año 2011.

Anuncios
Anuncios

¿Es esta la "recuperación" a la que hace referencia Rajoy? ¿La de inversiones de empresas españolas en el Exterior? ¿O acaso lo es el desplome de la inversión extranjera en el País?

Queda en evidencia que sus reformas no surgen el efecto deseado sino todo lo contrario y que ni siquiera en un país que ofrece mano de obra a precio de liquidación las empresas desean invertir, ni extranjeras ni locales.

Igual es hora de que se formule este peculiar presidente y su equipo una severa, profunda y sincera autocrítica, quizás vaya siendo hora de pensar menos en pucherazos electorales ilegítimos como las próximas municipales y más en levantar esto por que vamos en caída libre.

España en materia de energía eléctrica es una de las más caras de Europa sino la más cara, un elemento que aleja a los inversores, sobre todo en el plano industrial, Madrid en esa área se desploma, ellos lo saben pero no buscan los motivos que lleva a que España haya dejado de ser atractiva para inversores locales y foráneos.

Anuncios

Este desolador panorama hecha por tierra el optimista y triunfalista discurso de Rajoy, sin duda alguna, algo de su ecuación no va bien, parecen olvidar que hoy por todos accedemos a la información y ya no nos pueden engañar.

En la industria los costes laborales han sufrido un descenso gracias al aumento de empleo parcial y también a base de la creación de empleo de pésima calidad, en salarios, tiempo y también en la formación del empleado, gracias a ello es que se nota un aumento de la siniestralidad laboral y accidentes fatales.

La deuda de la que tampoco habló Rajoy y que ya supera el billón de euros parece no ser motivo de preocupación para este gobierno, que gracias a una más que nefasta de gestión económica ha hundido lo que se conoce como balanza por cuenta corriente, eso nos deriva hacia una deuda externa que nos ahoga, nos aplasta.

La deuda pública vendida en el extranjero está en máximos históricos, en resumen: Rajoy y su gobierno más que sacarnos adelante y llevar a España hacia la recuperación nos conduce hacia un inmenso agujero negro.

Anuncios

Mientras en Francia y a pesar del estancamiento y la crisis que atraviesan apuestan por las energías renovables, en España hemos pasado de ser líderes en energía solar a ser el vagón de cola.

En una política de chapuzas no se puede pedir que se gobierne de forma preventiva, que se mire y se gobierne de cara al futuro, claro, depende de qué hablemos, se blinda a los cargos políticos, se protege un aforo desmedido y vergonzoso, se evita hablar de corrupción a pesar de tener numerosos miembros de su partidos implicados y se dictan leyes, las que haga falta para perpetuarse en el poder, así sean municipales.

Todo esto los empresarios que no son tontos sino gente de negocios lo ve, esa es la razón que hasta los propios españoles invierten fuera de España, esa es la razón por la cual desde el exterior no invierten ya en este país, por que el actual gobierno no les brinda ninguna garantía, por que no basta con gobernar para 4 grandes empresarios, sino para el pueblo, verdadero pilar y motor de cualquier economía.

Porque cuando no haya a quien venderle nada por la sencilla razón que no podremos hacerlo gracias a que los salarios nos han convertido en pobres crónicos los ricos que Rajoy ha protegido harán sus maletas y se marcharán fuera y será cuando alguno cuelgue el cartel de "el último que salga que apague la luz". #Mariano Rajoy