Luis de Guindos, ministro español de la cartera de Economía, fue uno de los participantes, el 21 de septiembre, en la reunión que el G20, grupo compuesto por 19 países más la #Unión Europea que reúne a jefes de Estado, gobernadores de bancos centrales y ministros de finanzas en un foro de cooperación y consultas entre países sobre asuntos relacionados con el sistema financiero internacional, que se celebró en Cairns (Australia). En esta reunión se acordó rebajar el crecimiento máximo de la economía mundial un 0,2%, pasando del 2% al 1,8% por encima de lo previsto hasta el 2018. Esto ha sido motivado por los recortes de las previsiones de crecimiento económico para 2014 y 2015 en la gran mayoría de los países, de forma especial en Japón y la UE.

Anuncios
Anuncios

De Guindos dijo que la economía española no está completamente inmunizada sobre lo que pueda suceder en el resto de Europa, a pesar de haber conseguido corregir sus "desequilibrios domésticos", y que eso comporta la posibilidad de tener que afrontar "lo que pueda ocurrir en el entorno europeo". Según el ministro, la economía española creció un 0,6% en el último trimestre, frente a los resultados de crecimiento del resto del continente prácticamente nulos. De Guindos confía en la mejora de la situación europea gracias a las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo, como por ejemplo la depreciación del euro, que han permitido que las exportaciones españolas hayan experimentado un impulso al alza, aparte de otras medidas estructurales que provienen de los países de la UE.

Anuncios

Hizo también mención de soslayo al tema de la situación en Cataluña y su intento de celebrar una consulta sobre su independencia, argumentando que no se iba a discutir sobre eso porque "el actual signo de los tiempos es claramente compartir la soberanía".

En esta reunión previa a la cumbre del G20 en Brisbane se tocó también un tema tan importante como es el de la evasión tributaria, que en su mayor parte viene del lado de las multinacionales, aprovechándose de los beneficios que les brindan los paraísos fiscales para evadir impuestos. También se abordó la cuestión del intercambio de datos bancarios para conseguir reducir dicha evasión fiscal. Ambas propuestas fueron expuestas como anticipo en siete puntos, de los quince que componen el plan de la OCDE en este sentido, que ya ha recibido la confirmación de implementación por parte de España y Australia a partir del 2017, y que ya están alcanzando acuerdos con varios países europeos como Reino Unido, Francia, Alemania e Italia para intercambiar esa información automáticamente.

Anuncios

De Guindos dio a conocer esta cooperación al resto de participantes de la reunión. Varios puntos se quedaron en el tintero, como los aspectos técnicos asociados al plan de acción tributaria de la OCDE para conseguir el tope previsto de crecimiento económico, o las formas de evitar que la absorción de las pérdidas de las entidades bancarias recaiga directamente sobre los ciudadanos, y serán tratados en la próxima cumbre de Brisbane.

Tras conocer estos datos, la primera valoración que puede uno hacerse es que el señor de Guindos se ha olvidado de los trabajadores españoles, y especialmente, de los no trabajadores, esos que quieren hacerlo pero se ven imposibilitados por la mala gestión en temas laborales de su jefe en el #Gobierno, Mariano Rajoy, que ha llegado a aumentar la tasa de paro hasta unos límites desconocidos hasta ahora en este país y se ha cargado una gran parte de las prestaciones sociales que el pueblo había ido ganando poco a poco con su lucha sindical y mucho sufrimiento. Si cuando dice "desequilibrios domésticos" se refiere a que ahora le vuelve a pagar lo que cobraba hace unos años la señora que le hace la limpieza en su casa, entonces podríamos estar de acuerdo, pero si con eso se quería referir a todos los puntos negros que se han ido abriendo en todos los ámbitos económicos y sociales, y que todos ellos tienen gran parte de la culpa, entonces lo único que se me ocurre es decirle: "señor ministro, deje de reírse de la gente a la que tiene humillada, porque cuando una persona ya no tiene nada que perder, es capaz de hacer cualquier cosa para intentar salvar la dignidad y el sustento de sus hijos". Y creo que hay muchos, muchísimos españoles que están en esa situación y muchos otros que, por desgracia, la alcanzarán antes de que se consiga salir de esta crisis que nos está ahogando a todos. A todos los que tenemos que trabajar cada día para poder comer, claro...