Encarcelar al reo antes de reconocer el delito es aun mayor delito. En una sociedad en la que tener es casi pecado si no accedes a las voluntades unas veces de la masa y otras de la aristocracia política ¿no es lógico pensar que lo más natural es esconder patrimonio? y si se acepta como corriente de acción natural: ¿No sería justo establecer un orden justo en la idea de valorar un posible fraude, y encontrar la forma de subsanar la infracción en el caso de que la haya? ¿Acaso es más justo empezar por castigar, y luego callar en el caso de que el acusado tenga razón?

Una cosa es segura, hablar mal de otros es lo más fácil, y hacerlo en masa y desde diferentes frentes es la forma más conveniente de caer en infracción jurídica. Se acostumbra a decir que cuando el río suena agua lleva. Y sin embargo caer en este tópico equivale a caer en el error de conceptualizar acontecimiento pasados con presentes.

Quede claro, que esta la mano que escribe, no está en absoluto nada de acuerdo, con la sistematización por precedentes ajenos del linchamiento, acoso y derribe de encausados, ni siquiera en los casos en los que la justicia llegue a un veredicto de culpabilidad. En ese caso, la constitución y sus mecanismos jurídicos existen con el fin de evitar la reincidencia y solventar el conflicto de manera razonable.

Cuanquier expresión contraria a la presunción de inocencia una vez encauzado el marco legal, es de hecho un acto de renuncia a los principios constitucionales sobre los que se basa el funcionamiento de una nación. Esto es así, y así está establecido por los que la constituyeron y la aprobaron por consenso. Esconder patrimonio es una cosa, reconocer infracción ante la hacienda pública es acto loable de arrepentimiento y reconocimiento institucional.

A partir de este punto, debe ser reconocida una linea entre dos conceptos que últimamente han sido solapados gratuitamente: Esconder patrimonio y robar no es lo mismo. Pues lo primero implica una licitación de mecanismos por los que se han obtenido las rentas, mientras que el segundo implica hurto con intención o sin ella, lo que deriva en el perjuicio de un tercero, a saber: La sociedad. Mi exposición puede ser comprendida mediante ejemplo: no es lo mismo que un niño ahorre y compre piruletas a escondidas de su madre, que otro niño utilice la fuerza para robar directamente las piruletas a sus compañeros.