Hablar del #Fútbol es, hoy en día, sinónimo de riqueza, contratos multianuales por varios millones de euros. Sería ridículo hablar de que en este deporte se invierten millones de euros mientras en África se muere la gente por enfermedades erradicadas en Europa durante el siglo XIX y de hambre. Ojo, sería ridículo, pero no incierto. Y digo que sería ridículo porque el mejor ejemplo de contraste de la economía lo tenemos en un alto porcentaje de la población de nuestro continente, o, para mayor concreción, de nuestro país.

Es increíble que, utilizando una comparación más que habitual, a Lionel Messi se le paguen casi 20 millones de euros cada año por meter goles mientras un médico que se dedica a salvar vidas no llegue a cobrar ni una décima parte de dicho sueldo.

Anuncios
Anuncios

Es vejatorio para las distintas profesiones que dedican más esfuerzo y requiere de mayor sacrificio y riesgo tanto como para el trabajador como para el cliente. Es, sencillamente, una locura.

¿Pero quién tiene la culpa de ello? ¿Quién pone los precios del fútbol? ¿Quién paga los sueldos de los futbolistas? Lo primero que hay que decir es que, utilizando el ejemplo previo, los veinte millones anuales recibidos por Lionel Messi no provienen íntegramente de su contrato con, en este caso, el Fútbol Club Barcelona. Sino que proviene de dicha empresa y muchísimas más que utilizan su imagen como método publicitario (Adidas, Pepsi Co., FIFA, etc.). Dicho esto, y utilizando la lógica, el sueldo es una auténtica barbaridad en cantidad de dinero.

Pero si el Barcelona le paga X millones de euros, ¿por qué será? Pues es, entre otras muchísimas cosas, porque hay socios que compran acciones a precios elevadísimos, porque hay abonados que se gastan más de 500 € anualmente para tener su silla fija en el Camp Nou o porque hay otros miles de aficionados que se gastan unos 60 € en ir a ver a su equipo preferido cuando visita el Camp Nou.

Anuncios

También porque hay infinidad de personas que se compran equipaciones de sus ídolos deportivos, o la chaqueta de su club preferido.

Otra gran fuente de ingresos es porque, a pesar de la gran crisis que vive el estado español entre otros hoy en día, la mayor parte de la población tiene en casa canales de Pay Per View para poder ver todos los partidos de Liga, de Premier o de Champions. Hagamos autocrítica y veamos que, si los futbolistas cobran tanta cantidad de dinero es, mayormente, porque nosotros se lo pagamos.