Los cambios económicos en Cuba han motivado la búsqueda de variantes laborales. A partir de la apertura de la formas de gestión no estatal, en la Habana Vieja y en los medios de comunicación nacionales, se divulga con mucha frecuencia los resultados del proyecto ArteCorte que surgió en un pequeño salón de belleza y en estos momentos prepara a jóvenes emprendedores para asumir parte de una cadena de negocios particulares en La habana.

El liderazgo de ArteCorte tiene un nombre: Papito. Un joven habanero con apenas noveno grado, barbero por cuenta propia y director del Proyecto de Desarrollo Local.Si decimos Gilberto Valladares puede que nadie lo conozca; pero este es el hombre que se ha convertido en todo un personaje en la mítica Loma del Ángel.

Anuncios
Anuncios

En estos momentos exhibe como méritos las áreas comerciales en la esquina Aguiar y parte de la calle Cuba, una escuela de peluqueros y emprendedores, la construcción del BarbeParque, el Museo Vivo, el remozamiento de la comunidad, la creación de nuevas fuentes de empleo y el vuelco cultural de la comunidad.

Sus inicios no fueron tan fáciles, así nos dice. Ha recorrido un camino azaroso y con obstáculos casi infranqueables:"Comencé con una silla en un pedacito del lugar que ocupa ahora el museo-peluquería. Ese era todo el recurso material que tenía para trabajar. He estado en un proceso de adaptación… Hay que adaptarse al momento histórico ¿No es así? Eso fue lo que hicimos: pasamos de un pequeño negocio privado a un proyecto social y ahora nos convertimos en un Proyecto de Desarrollo Local.Se dice fácil pero todo fue muy polémico".

Anuncios

En la actualidad cuenta con un gran prestigio y con el apoyo incondicional de la Oficina del Historiador que ha manifestado en múltiples ocasiones su deseo por la generalización de ArteCorte en La Habana Vieja.

Papito está consciente de ello: "Comenzamos en 1999. Fuimos un experimento para el Plan Maestro de la Oficina del Historiador. Tenerlo de nuestro lado mejoró el camino que debíamos recorrer, aunque lo hubiéramos hecho de igual manera.Recuerdo cuando estábamos en el proceso de restauración de los faroles y encontramos un vecino que trabajaba vitrales. Aunque en los inicios nos dijeron que así se les restaba valor patrimonial seguimos adelante. Después se resolvieron los problemas y ahí están los faroles."

ArteCorte tiene como objetivo dignificar la profesión de barbero y peluquero; sin embargo los cursos van mucho más lejos: en la escuela comunitaria desarrollan múltiples habilidades; ya sean manuales, de negocios o de idiomas. Esta se convierte en la cantera laboral para los convenios con cruceros ypara nuevas alternativas de trabajo por cuenta propia que se reviertan en la comunidad: "Todavía la escuela que construimos no tiene un título para ofrecer, pero tan solo decir que eres graduado de ArteCorte es un crédito entre los barberos y los peluqueros en La Habana, es una salida… una alternativa."

En Barbe Parque trabaja uno de los jóvenes graduados.

Anuncios

Él debe encargarse de la conservación y restauración de la instalación y del local. Lo mismo ocurre en la calle Aguiar con jóvenes que laboran en el museo peluquería o en la barbería de uno de los profesores de la localidad.

En esta especie de alianza todos luchan por prosperar: ya sea en la Casa del chef, culinaria de la Habana, que sigue las tradiciones de Gilberto Smith conocido como el "Rey de la langosta"… ya sea en el taller de Confecciones Pedro´s con sus actualizaciones de la guayaberas tradicionales a base de lino y cortes menos cuadrados… en Pizzanela… o en el estudio- galería de arte Roberto González. Los resultados económicos se ven a simple vista, sobre todo si usted es de los que alguna vez ha marcado dentro de su itinerario turístico La Havana Vieja.

Dentro de la rutina cubana late el ímpetu del cubano de salir adelante. En la esquina Aguiar se escucha… y con gran fuerza: "Tenemos un fondo común. La experiencia me ha enseñado que hay que pensar en los que nos rodean. Lo social y lo rentable van de la mano. Los que visitan también preguntan por las donaciones. Es cierto, las recibimos. Además tenemos una Comisión Económica Solidaria donde todos cooperamos. Gracias a estas se han hecho desfile de moda, desparasitaciones de animales, encuentros deportivos entre los jóvenes, noches de teatro, presentaciones de libros y actividades en el hogar de ancianos."

Cuba está cambiando. Con el perfeccionamiento del modelo económico no cesa de sorprender la creatividad de los cubanos, la constante búsqueda de alternativas, el descubrimiento de nuevos talentos. La historia de Papito y ArteCorte es solo una de ellas, porque las demás se continúan escribiendo.