Daniel Zimmermann, es un joven alemán de 32 años que en 2009 se convirtió en alcalde del municipio de Monheim, cerca de Düsseldorf. Este año, un 95% de los votantes han elegido nuevamente a este candidato, lo que denota una gran satisfacción por parte de casi todos los 43.000 habitantes de la localidad.

Durante las fiestas municipales del último año, se consiguió pagar el último préstamo pendiente que tenía el ayuntamiento. Desde ese momento, el pueblo dispone de un superávit de 130 millones de euros, para posibles reveses económicos que puedan ocurrir en un futuro.

El buen hacer de este alcalde ha descolocado por completo a la Federación de municipios alemana.

Anuncios
Anuncios

Además, su política consiste, de manera indirecta, en una crítica hacia los alcaldes de las localidades vecinas, incapaces de aplicar medidas como las suyas.

La fórmula del éxito no es la austeridad ni los recortes, sino todo lo contrario. Gracias a disminuir el precio de los impuestos aplicados a las empresas, ha conseguido que muchas industrias e incluso empresas multinacionales sitúen sus sedes en esta localidad. Automáticamente, se crean puestos de trabajo y aumentan notablemente los ingresos públicos. Un ejemplo es el de la multinacional Ecolab, que dispone de 4 fábricas en Monheim, donde están empleadas, en total, 3.200 personas. Con la presencia de esta empresa en la localidad los ingresos ascienden a 200 millones de euros en lugar de los 20 que se recaudaban años atrás.

Tales son los beneficios, que los habitantes del municipio no pagan ni un solo euro al año por inscribir a sus hijos en la guardería.

Anuncios

Además, en los próximos meses se inaugurará una escuela de música gratuita para los vecinos.

Por otra parte, Daniel no se considera partidario de ninguna ideología. Considera que los ciudadanos deben preferir un alcalde resolutivo, antes que otro con cierta ideología pero incapaz de dirigir una población. De hecho, Zimmerman fundó su propio partido cuando todavía iba al instituto. Lo bautizó con el nombre 'Peto', del latín, yo propongo. A sus 27 años ganó las elecciones municipales y se convirtió en el alcalde más joven de la región de Renania.

A día de hoy, Daniel Zimmermann no sólo tiene seguidores. Los alcaldes de las ciudades vecinas no son partidarios de su política económica, pues ven como las empresas trasladan sus sedes a Monheim, generando una desigualdad económica entre las ciudades de la zona.