Durante el Foro de la Juventud Seliger'2014 el Ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, declaró que las relaciones con Cuba iban más allá de la mera relación económica, al referirse a la condonación de la deuda de más de 29 mil millones de dólares.

Según el canciller ruso, la incapacidad de Cuba de pagar la deuda era evidente para Rusia, pero todo no podía en la vida ser medido en billetes de un banco, sino que había otras cualidades importantes: la paciencia, la habilidad de ayudar a otros y la de perdonar, y era en esto que habían ellos pensado.

En el caso de Cuba dijo: ¨tuvimos paciencia por mucho tiempo, entonces quisimos ayudar y eventualmente condonamos la deuda¨ Y aseguró que el por ciento de la duda que aún estaba vigente, unos 3 mil 500 millones serian reinvertidos en Cuba con la participación de compañías rusas.

Anuncios
Anuncios

Lavrov comentó el origen de las diferencias de Moscú y La Habana en lo concerniente a aquella deuda contraída por el país caribeño con la desparecida Unión Soviética. El cambio de rublos a dólares de aquel momento no se ajustaba a los que los cubanos debían y eso provocó tensiones entre ambas partes. ¨Al final era obvio que Cuba no podría pagar por lo que diseñamos una estrategia que aliviase los problemas financieros que ellos tienen¨

El canciller explicó que la nueva situación permite a Cuba pedir dinero prestado en el exterior, ampliando sus posibilidades de desarrollo. Aclaró que con el mecanismo implantado ayudará tanto a la Isla como a las empresas rusas que podrán beneficiarse de estos fondos, y a la vez, contarán con un nuevo mercado. ¨Habrá ganancias para ambas partes, y nadie hubiese ganado nada si no hubiéramos sido capaces de tener paciencia¨, aclaró.

Anuncios

El pasado 4 de julio, días antes de la visita del presidente ruso Vladimir Putin a Cuba, la cámara baja del Parlamento ruso ratificó un acuerdo firmado entre los gobiernos de Rusia y Cuba, anulando el 90% de la deuda de La Habana con la extinta Unión Soviética.

El texto había sido firmado el 25 de octubre de 2013 durante una visita a la Isla del primer ministro ruso, Dimitri Medvedev. En esa ocasión, La Habana y Moscú sellaron también diez acuerdos de cooperación económica, que incluía entre otros el desarrollo conjunto de exploración petrolera, acuerdos en biotecnología, transporte y comercio exterior. En ese mismo documento se especificaba la reinversión del 10 por ciento restante de la deuda en la economía cubana, dinero que sería usado por compañías rusas en diversos sectores prioritarios para la Isla, y con condiciones especiales para los inversionistas.