Después de su visita relámpago para dar soporte a los anti rusos ucranianos, Merkel ha ido a visitar a su fiel escudero (y no me refiero a Sancho Panza), que estos días estaba en Santiago de Compostela dando abrazadas al Santo a ver si así lo saca del atolladero en que se encuentra. Merkel no pasa por buenos momentos, su país de empleo bien repartido permite que todos más o menos trabajen, lo que hace que no haya un número elevado de gente en la calle; aunque está postergando a su clase media a una economía de subsistencia, y los ahorros aunque más lentamente que aquí, también desaparecen. El resultado es que Alemania está perdiendo PIB porque pierde mercado interior, y el autericidio global europeo también le hace perder mercado exterior.

Anuncios
Anuncios

Pero su fiel escudero tiene otros problemas, por lo menos es lo que le piensa; con un país que ha aumentado levemente su PIB cree que el país va viento en popa, pero España ha perdido peso en Europa y encima alguien abduce su electorado.

Alemania en este año que se conmemoran los 100 años de la I Guerra Mundial, tiene muy vías las consecuencias de ésta. Por ese motivo desde que empezó la crisis tanto sindicatos como patronal hicieron esfuerzos, unos para no aprovecharse mucho de la situación y los otros de ser lo suficientemente flexibles. No hay otro secreto en el milagro alemán, básicamente el gobierno ha intentado en todo momento internamente de dar soporte a las soluciones conjuntas de sindicatos y patronal. Otra historia es la política exterior de Alemania, está ha sido extremadamente dura intentando evitar la salida de capital y protegiendo a capa y espada la devolución del crédito que habían otorgado a otros países.

Anuncios

Una política que ha ahogado todos los países que vivían de este crédito cuando las vacas eran gordas y que ahora les obligan a satisfacerlo aunque sea matando de hambre a sus habitantes.

Como he dicho, Alemania tiene muy gravado en su interior, lo que le hicieron pasar tanto las potencias ganadoras como el resto de acreedores, tanto después de la guerra como en plana crisis del 29; en Alemaniala gente moría de hambre por las calles, no tenían carbón en invierno porque se lo llevaban todo como pago de las deudas (con invasión de Francia para evitar sublevaciones o robos) y la inflación estaba por encima del 10.000% impidiendo que cualquier sueldo sacara de la miseria a los afortunados que trabajaban. Si a esto le sumamos la moral Luterana de la Canciller con una visión muy maniqueista de premio/castigo; tenemos delante el porqué de política alemana. No es la prepotencia lo que convierte Alemania en el austericida europeo, es la poca caridad que se tuvo con ellos hace escasamente un siglo.

Anuncios

Pero España "is different". Aquí el nivel paupérrimo del gobierno hace que se crean ya una potencia mundial; en palabras del ministro Cristóbal Montoro "un país que maravilla al mundo" (leer "Europa se estanca pero Mariano saca pecho"). Así que su principal problema es que con el rescate y la perdida de escaños en la Eurocámara, el PP en particular y España en general ha perdido relevancia en Europa. Por otra parte en España el PP también va perdiendo soporte electoral fruto del descontento porque su virtual recuperación económica no se traduce en mayor empleo real (ha bajado la tasa de desempleados pero no han subido las horas trabajadas), ni en un incremento de la alegría en el consumo interno, más allá de lo que marca la propaganda oficial. De esta manera Rajoy cree que una visualización de poder y representatividad mayor en Europa, va hacer que el electorado vuelva a confiar en el PP sin tener que recurrir a trampas electorales (como la elección directa/indirecta de alcalde). #Unión Europea #Mariano Rajoy #Angela Merkel