Uno de los periódicos más reconocidos en nuestro país publicaba recientemente los datos en relación al número de jóvenes españoles que han tenido que abandonar el país e iniciar sus vidas profesionales en el exterior. Pero desarrollarse en el ámbito profesional en otro lugar conlleva que toda tu vida, o en gran parte puesto que siempre se conservan amigos y familia, se traslada contigo. Y esta es una decisión dificil.

En primer lugar, son pocos los que parten con un contrato de #Trabajo en la maleta. La mayoría van a la aventura, a descubrir qué les depara el destino elegido. Y si bien en la literatura este planteamiento puede ser romántico y deseable, en la realidad los riesgos son altos.

Anuncios
Anuncios

Como todo sabemos, uno de los principales y más efectivos mecanismos para encontrar trabajo son las redes de contacto, y el hecho de aparecer en un país extranjero reduce (por no decir que elimina) dichas redes. Por ejemplo, la universidad es un buen mecanismo de contacto con profesionales de tu área que a su vez conocen empresas del rubro, y estos vínculos se pierden al instalarse en el extranjero.

Por otra parte, el proceso de búsqueda de empleo es una tarea difícil, y especialmente en nuestra sociedad acostumbrada a los resultados inmediatos. Hace falta, además de un colchoncito económico bastante abultado dependiendo del país de destino, perseverancia y fortaleza emocional. Sentirse rechazado una y otra vez a los puestos de trabajo a los que se aspira, y en muchos casos sin siquiera ofrecerte una respuesta, sino que únicamente nunca llega la llamada esperada, es difícil.

Anuncios

Y lo sería menos si aquellos a los que has dejado atrás al partir estuvieran contigo ofreciéndote su apoyo incondicional. Pero claro, en el nuevo país no tienes a nadie y una videollamada no resulta tan reconfortante como se desearía.

Es por esto que hay que pensarlo muy bien antes de tomar la decisión de irse. Hay que mentalizarse de que salir de España no garantiza nada y que lo más probable es que vayas a tener que vivir momentos muy difíciles, quizás de los más duros de tu vida. Y esperar que cuando llegue ese trabajo que te motivó a irte, sientas que el esfuerzo ha merecido la pena.  #Inmigración