"Dit i fet!" Así ha sido la denuncia que Jordi Pujol ha interpuesto en los juzgados andorranos por la facilitación de información bancaria en Andorra por parte de sus bancos. Si el dinero entró ilegalmente en el país mediante mochila en billete de quinientos euros caminado para no ser detenido en la aduana por evasión de capitales es lo de menos.

Con esta maniobra, la Familia Pujol se lo pone un poco más difícil a la justicia para el esclarecimiento de sus finanzas y su herencia. Además, con este movimiento de "enroque" los Pujol se asegura saber cual será cada uno de los nuevos movimientos que haga el Juez Ruz en referencia a su caso.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo no podemos olvidar que también es una forma, no sólo de defenderse y protegerse, si no que, de ser verdad la revelación de información por parte de las entidades bancarias Andorranas, la ley estipula sanciones económicas de hasta 300.000 euros. Con esta "compensación por daños morales" o como se quiera llamar, la Familia Pujol no sólo se protege ante el juez que investiga la evasión de capitales para la elusión de impuestos si no que encima, cobrará para poder financiar los gastos de abogados y demás que tengan ya que está claro, que en cuestión financiera, andan algo mal de "pasta" como para hacer frente a todos los gastos que supondrá este desafortunado mal entendido.

Mientras PP y PSOE, pese a que sus antecesores llamados José Mª Aznar y Felipe González sabía y pactaron con la familia el "hacer la vista gorda" sobre su fortuna, siguen pidiendo que se esclarezca el asunto pese al consentimiento previo que tenían por parte de los presidente de España en cada una de sus legislaturas al cargo del estado.

Anuncios

Y lo mejor de todo, y déjenme que lo diga un poco con una sonrisa en la boca, es que todo este caso de corrupción política y evasión de impuestos, salió a la luz, no por una denuncia de los otros partidos políticos. ¡No! Todo esto salió a la luz gracia a una mujer despechada que destapo lo que podría llamarse la Caja de Pandora de la Política Autonómica Catalana.

De nada sirve que se devuelvan medallas, que se les quiten títulos, que se les acuse con el dedo y se demuestre que han incumplido la ley. ¡De nada! Pues luego, con cuatro lagrimitas o cuatro sollozos bien ensayados que con el tiempo llegarán, suplicaran un indulto que quién sabe si se le otorgará o no a sabiendas de lo que es posible que callen aún sobre lo que sucedió durante su gestión política y la de sus amigos "pactantes".

Mientras tanto, un exempleado es el que dice que tiene la culpa de toda esa desafortunadísima filtración de información de las entidades bancarias andorranas (y es que ya sólo les falta decir que tanto el extrabajador de banca se compinchó con la exnovia del hijo para sacar todo esto a la luz haciendo no así un escándalo político si no una saga mejor que la que ocurrió en la serie Dallas).

Anuncios

Pero, en cierta manera, es como si el asesino se quejara a la casa que hacen los cuchillos porque la calidad del acero que utiliza para sus asesinatos, ha cambiado a lo largo de los años.

¡Si no hubiera delito no habría filtración! Hay que ser consecuente con los actos que cada uno comete. ¿Que pedir perdón y devolver lo robado no está de moda? Por desgracia no es que no esté de moda, es que además, ante los otros políticos, es que estarían haciéndoles un feo haciendo algo que, bajo su punto de vista, es impensable. Además que ser los precursores de algo que nadie quiere hacer (que no es otra cosa que devolver un dinero tan bien sustraído con el sudor de su frente y poder tener ese secreto tan escondido durante tantos y tantos y tantos años impunemente) hasta podría sentarle mal a esa clase de personas creando así una nueva cepa vírica denominada politicus arrepetidum, no vaya a ser que esta sea muy contagiosa. Imagínense que no se encuentra cura para la misma y consigamos que el país caiga por fin en gracia y pueda superar, al recuperar lo expoliado, todo aquello que les pertenece constitucionalmente. ¡Dios no quiera que eso ocurra! ¿O sí? Tiempo al tiempo señores, pues aquí, todavía, hay mucho que decir sobre el asunto. #Cataluña