El equilibrio parlamentario en clave democrática puede ser discernido en dos categorías: Balanceado o no. Léase, el equilibrio parlamentario como base para llegar a acuerdos de carácter constructivo es en sí mismo balanceado; Por el contrario el debate parlamentario sin limitación en la exposición de argumentos ofensivos y defensivos no es un fin característico de las democracias avanzadas, y por ende no lo es.

El talante no en pocas ocasiones se disfraza de hipocresía en aras de la argumentación por la argumentación.

Resulta interesante discernir entre la hipocresía política y la argumentación lógica de los diferentes modelos o tendencias de opinión. Puesto que de unos nacen debates interminables y de otros posibles soluciones no contempladas hasta la fecha por falta de perspectiva. la perspectiva política se alimenta de la opinión de los especialistas. Personas preparadas y expertas en entornos delimitados y con gran experiencia. La necesidad de exponer a la opinión pública el funcionamiento íntegro de una institución compleja como el parlamento, no es apropiada desde este punto de vista. Del mismo modo que un lego no puede pretender explicar en términos vulgares el funcionamiento de un ente complejo a persona sin familiaridad con términos específicos y profundos de la temática a tratar. Y sin embargo, si es función del gobierno dar explicaciones acerca de los resultados de un modo entendible a la finalización de un proyecto. La elección potestativa de los gobernantes de una nación debería producir formas de información periódica meramente informativa y simplificada. Las formas simplificadas de información deberían ser expuestas en términos personalistas y no globales. De este modo las personas de a pie, familiarizadas con su propio entorno pueden tener una perspectiva a cerca de los cambios y progresos a los que podrán tener acceso para poder realizar los ajustes necesarios. Para que la división política no sea el pan nuestro de cada día es preciso dar margen a las personas que habitan una nación, u amplio margen para que puedan desarrollar las funciones para las que han sido designadas con naturalidad y facilidades. Para que ello ocurra es preciso que los organismos políticos den muestras de colaboración interna en beneficio de la nación, si bien han de ser capaces de expresar diversidad en el planteamiento de sus acciones. En este punto diversidad no debe ser confundido con divergencia, pero ese es tema para otro artículo.Diversidad si, divergencia la mínima.