Si la electricidad sube no es culpa del gobierno o de las eléctricas sino suya. Éste es un resumen del motivo de la más que probable subida de la luz que se producirá a partir de la implantación en este mes del nuevo cómputo de la factura eléctrica. El ministro José Manuel Soria se pone el esparadrapo antes de producirse la herida conocedor de que la tarifa va a dispararse, y lo atribuye al uso de aires acondicionados. Así pues quien no tenga aire acondicionado, que seguramente son la mayoría de españoles, no habría de padecer por la factura; pero se equivoca, gracias a este nuevo cómputo que sólo pueden entender los alquimistas la subida la va a soportar todo quien tenga contrato con alguna compañía eléctrica.

La subasta, como expuse en "Las eléctricas no creen en las Energías Renovables" es la forma como los productores venden la electricidad a la red global. Este sistema perverso donde la compañía eléctrica se ha de comprarse la energía que produce, sólo ha encarecido el producto. Pero todo eso se hizo para liberalizar el mercado energético, de la misma forma como se hizo el de telecomunicaciones, y ambos con el mismo resultado: una subida imparable de tarifas; con prácticas de Dumping que les cuestan millonarias multas por parte del Tribunal de la Competencia, pero que pagan con el dinero que roban a sus clientes.

El Déficit Tarifario esa mentira que de tanto decirla se ha convertido en una realidad, fue la excusa encubierta para colocar una subvención a las compañías eléctricas. Llevan años llorando porque no les salen los números y que pierden dinero, aunque cada año sus dividendos no hacen más que crecer; con los años que llevan llorando sobre ese déficit hoy sólo tendríamos corriente a base de dinamos en bicicletas estáticas, en cambio nuestras compañías se expanden y pagan sueldos de vergüenza a expresidentes del gobierno y exministros.

Hoy nos obligan a padecer la misma suerte que las fábricas. En un momento en que la productividad es la única manera de sobrevivir, éstas han de parar de producir porque el precio del kilovatio en ciertas horas hace irrentable la producción. Los hogares, muchos de ellos integrados por gente mayor, habrán de conectarse cada hora a internet para saber a cuanto les cuesta la energía de la siguiente hora, y si es preciso desconectarlo todo. Desde este mes poner la lavadora requerirá conocimientos de bróker para saber si es el momento idóneo. Y lo peor es que no servirá de nada, porque las compañías eléctricas no están preparadas para acoger la información horaria individualizada de sus consumidores y aplicaran simplemente coeficientes estáticos sobre el consumo total. En definitiva una subida porque las eléctricas lo valen.