Las relaciones bilaterales entre dos naciones, o entre una nación y una parte de sí misma, en su forma discursiva, siguen siempre transcursos verbales condicionados al gigantismo o al enanismo del nombre.

Es observable, como la nación de mayor territorio y soberanía, no esgrime sino imperativos legales heredados del pasado, para justificar su posición de autoridad última. La nación de menor potestad esgrime, logros pasados y presentes. El relativismo del discurso alcanza cotas de aburrimiento, no por desconocimiento mutuo, sino por reconocimiento de la veracidad de las propias palabras. Pero y si... viviéramos en un nación llamada Escataluña.

Anuncios
Anuncios

En esta nación, los papeles territoriales y potestativos serían invertidos.

En un escenario en el que #Cataluña, hospedase a España en su Noreste territorial, pero mantuviese los valores que ahora sostiene como modernidad, talante político, señorío y seny... ¿Escindiría parte de su territorio? ¿Escindiría relaciones comerciales con una parte de sí misma que no deseara la escisión territorial?

Y España, sin la potestad de decidir por derechos heredados... ¿Pediría la escisión de la Madre patria aún a sabiendas de su potencial cultural y polifacético?

En este punto, me tomo la libertar de definir la palabra relato: Un relato es un conocimiento que se transmite, por lo general en detalle, respecto a un cierto hecho. El concepto, que tiene su origen en el vocablo latino relātus, también permite nombrar a los cuentos (Tales en inglés) y a las narraciones que no son demasiado extensas.

Anuncios

De esta forma, como género literario, un relato es una forma narrativa cuya extensión es inferior a la novela Por eso, el autor de un relato debe sintetizar lo más importante y enfatizar aquellas situaciones que son esenciales para el desarrollo del mismo. Si en una novela el escritor pueda ahondar en descripciones, en un relato se busca un mayor impacto con menos palabras.

... Y es que en conflictos territoriales es preciso matizar el relato de cada parte, contextual izarlo, para poder reproducir un nuevo relato; en el caso de que se den las condiciones de ruptura con carácter de irreversibilidad, encontrarse temporalmente para dar un buen comienzo a las dos nuevas naciones. Nacimiento sin cargas ni rencores para este escenario sería lo más adecuado.

En un escenario de escisión bélica, sería adecuado puntualizar, que las armas las empuñen las manos que divisan solución bélica en el conflicto de intereses. Es decir todos aquellos que esgriman argumentos políticos, para invitar al pueblo a mancharse las manos por intereses dictados lejos de su entorno.

Anuncios

Resumiendo, el relato de cada nación nace vinculado a su propia historia. Los relatos nacen para ser relatados y poder ser relativizados para crear nuevas novelas. El color de cada relato depende de esta coproducción. Solo hago mención y defensa de qlas palabras que han sido usadas cual armas arrojadizas mostrando el lado menos viril de aquellos que instigan a través de ellas a manchar las manos ajenas de sangre . El lenguaje ha sido creado para relatar y no para mover a personas en contra de una voluntad ajena al cumplimiento de los buenos usos. #Independencia