El primer error y el más común es confiar en que el producto que te ofrecen en el banco es el más adecuado para ti, ya que se adapta a tus necesidades y objetivos económicos sin conocer a fondo cuales son estas ¿Cómo no contratarlo? Una entidad tan grande y con tantos clientes y después de tantos años siendo cliente fiel…

El trabajador te recomendará el mejor producto, es decir, el producto de la entidad en la cual trabaja contándote exageradamente los beneficios olvidando "accidentalmente" contar todos los aspectos negativos que este contenga, así como el riesgo asociado a este o inclusive contar el tipo de producto financiero, ya que, siendo honestos, los conocimientos en materia económica de los clientes víctimas son bastante bajos en el momento de contratar tal producto, pero con el paso del tiempo y con el resultado de estos sobre su capital inicial, tales clientes van adquiriendo conocimientos a base del resultado en el saldo final.

Anuncios
Anuncios

Nunca contrate un producto sin saber los aspectos tanto positivos como negativos que contiene, así como el tipo de producto que se va a contratar, todos los términos y acuerdos que se van a firmar incluyendo clausulas sobre las cuales usted no tendrá ni idea, y que seguramente firmará.

Tenga siempre en cuenta una segunda opinión objetiva y que va a darle una perspectiva más general ayudándole de esta manera a comprender que es lo que se va a contratar y que riesgo esta asimilando usted.

"A mayor riesgo mayor rentabilidad." Una de las reglas básicas en materia de inversión y una de las frases que ningún cliente quiere escuchar, leer o ver. Por eso mismo, en muchas entidades se les olvida nombrar y asociar el riesgo a las rentabilidades altas, es cierto que detrás de cada producto debe de haber profesionales que lleven un control continuo del riesgo asimilado por las inversiones.

Anuncios

Deben de existir, o debe ser un mito ya que últimamente han habido innumerables casos de desconocimiento del producto contratado y de la disminución mayoritaria del capital invertido en tal producto.

Si usted quiere o tiene un producto financiero que se adapte a sus necesidades y objetivos pero desconoce los términos o el tipo de producto, puede recurrir a un profesional en materia de finanzas e inversión que vele por sus intereses y no por los intereses ajenos o propios.