El (no)rescate de España sirvió para salvar los bancos pero no se invirtió ni un euro en servicios públicos dejando el gobierno morir éstos lentamente. Aunque realmente no rescato a la Banca. Si observamos a nuestro alrededor han desparecido un montón de bancos. Lo único que ha servido ese (no)rescate es para que los grandes bancos nacionales les desaparezca la competencia y se saneen gratuitamente gracias a recibir clientes y activos de otros bancos sin coste. 

Salvar los bancos en vez de las personas. Aunque parezca mentira era la solución menos mala. Si un banco cierra con el desaparecen los depósitos y cuentas corrientes de sus clientes. Sí es cierto hay una garantía de depósito de 100.000€ pero esto no lo cobrarás al día siguiente del cierre, quedándose tu dinero encerrado dentro del banco. El tuyo y el de tu empresa, clientes… en definitiva tampoco vas a cobrar la nómina. A más pensemos que el principal depositario de un banco son otros bancos; así que uno puede llevarse por delante a dos o tres más (que también estarían tan tocados como el primero como hemos visto) iniciando una verdadera caída en cadena como en el Crac del 29. Una prueba de esto en miniatura fue Chipre donde el país voló por los aires; aun tuvieron la suerte de que el abultado personal Británico y el de empresas extranjeras fletaron aviones con contenedores de dinero en metálico para pagar avances a sus trabajadores y estos pusieron dinero en metálico en circulación (porque los turistas tampoco les servía de nada tener tarjeta de crédito); la Troica se vio obligada a reabrir los bancos quebrados, que después fusionó controladamente y añadiendo para variar dinero. La muerte descontrolada de un banco provoca una onda de choque en el sistema que se llevaría por delante la sociedad. Señores la Banca nos ha secuestrado.

Una crisis que ha eliminado competencia. Esa era la base del libre mercado que se regula gracias a la competencia. Pero resulta que el libre mercado si lo dejas evolucionar tiende hacerla desaparecer. Aunque en el caso de la Banca se ha hecho algo de trampa. Se ha ayudado a todos los bancos para evitar que la economía se funda. Luego se ha intervenido a los pequeños, pero en vez de sanearlos y combertirlos en dos o tres bancos, que se venderían cuando subieran de valor para mantener así la competencia; se han ido subastando a precio simbólico (algunos a 1€) a los grandes, que curiosamente pueblan de políticos sus consejos de administración y los de sus participadas (eléctricas, concesionarias, constructoras…). Hoy el sistema bancario español lo forman tres bancos grandes, menos de una docena de pequeños y un Zombi (Bankia, pero también lo regalaran al Santander seguramente para mantener el ranking). 

Subastas y subasteros. Cuando el Estado embarga algo por impago nunca esto salda automáticamente la deuda a precio de mercado; sino que el Estado lo pone a subasta. En este punto es donde entran los subasteros, profesionales de la apuesta a la baja. El Estado lo vende al mayor postor pero sin precio mínimo, el subastero llega a un acuerdo con el resto de posibles pujadores, y se queda el lote un mínimo de 100 veces más barato de su valor real. Así pasan dos cosas: el subastador se enriquece (y revienta el mercado de paso, puede vender muy barato), y al embargado el bien que ha perdido no le ha pagado ni los intereses de la deuda por lo cual le embargarán más cosas. Las subastas de las cajas han funcionado un poco así; como el Estado las vendía sí o sí, los Bancos pujaron a la baja, curiosamente se han repartido de forma más o menos equitativa, y sin pruebas no voy a decir nada más pero da mucho que pensar.

El Neoliberalismo es de todo menos liberal. El liberalismo se basaba en la falacia de que el sistema se autorregula, cosa que en sí es verdad pero nada indica que su regulación sea la que más convenga a la sociedad. En sí quería que las grandes estructuras estatales que ahogaban la economía en el siglo XVIII desaparecieran y la economía se llevara desde la base. Pero las estructuras estatales en vez de desaparecer han aumentado de tamaño y presión; siendo el neoliberalismo no el volver a la desregulación sino a la regulación a medida. Hoy los Estados se comportan como los estados en el siglo XVIII donde las leyes se hacían a medida de quien controlaba la administración. Cuando se habla de privatizar olvidamos que esas estructuras públicas se las quedan empresas sin propietario, simplemente se protege la función pública de la injerencia del ciudadano, que como tal ya cuenta poco actualmente.  #Cataluña

Los grandes bancos, que son entidades públicas con ánimo de lucro de quien los gestiona, han hecho su propio "pelotazo", han transferido el tesoro público a sus arcas. El (no)rescate que pagamos con alas de hospitales cerradas, dependientes sin ayudas y colegios bajo mínimos son los beneficios de esa banca que venden como el milagro económico Español; mientras el hambre aumenta en las calles y el Estado ya debe más que lo que somos capaces de producir, y esto segundo se le llama Quiebra.