España junto a varios países de Europa, subvenciona entre otras cosas la electricidad y dedica ingentes cantidades de dinero en los medios de comunicación.

Mientras que en otras latitudes un pequeño país (Uruguay) vuelve a señalar el camino a seguir, mientras que aquí se derrocha y malgasta dinero público para enriquecer más a los poderosos, allí este tipo de caras costumbres no se aplica, es más, se considera inmoral, sobre todo cuando es un país del primer mundo que se ocupa de apoyar a los poderosos cuando tiene más de 3 millones de personas condenadas a la pobreza crónica.

Apoyar una iniciativa por ejemplo de un medio de comunicación es bueno, pero sólo apoyar su lanzamiento, siempre y cuando el mismo venga acompañado de un proyecto viable y sustentable en el tiempo.

Anuncios
Anuncios

Uruguay, al igual que España, no dispone de petróleo ni gas, por tanto su dependencia energética lo ha llevado a buscar alternativas, energías renovables, a la cual ha dedicado desde el 2008 un 3% de su PBI a desarrollar las mismas, pues…. Ya recoge sus frutos y sus habitantes ven reducir su factura de la luz en un 5.5% real.

Pronto las energías verdes pronto alcanzarán el 40% de la matriz energética local mientras que a nivel mundial el promedio no llega a superar el 17%.

Yo lo llamaría invertir en el futuro, utilizando dinero público en reducir la dependencia energética por un lado, abaratar costos de producción por otro y además aliviar los gastos de la canasta básica familiar.

Aquí no se gobierna mirando o pensando en el bienestar de su gente, de su pueblo y mucho menos en reducir gastos ni dependencias.

Anuncios

España subvenciona en sectores equivocados, en sectores que pueden y de hecho son autosuficientes.

Las empresas dedicadas al suministro de energía eléctrica reciben sumas anuales en calidad de subvenciones que resultan ser insultantes, además de inútiles, en un país que por otra parte no hace nada por reducir el consumo en los edificios públicos, sino más bien todo lo contrario, claro, si todo sale al final de los impuestos poco le importa al gobierno de turno. A fin de cuentas no mandan los políticos, mandan las grandes empresas, el poder de decisión ya no la tienen los políticos, no aquí.

Podríamos incluso permitir que recurran a todos los argumentos que deseen, el caso en que no existen razones de peso para que el estado subvencione a estas empresas.

Y mucho menos aún que subvencione a los medios de comunicación, si una empresa no puede sostenerse cierra, así de simple y pueden decir que un diario o radio o canal de televisión cumple una función social y por ello debemos apoyarlas económicamente.

Anuncios

Pero también eso es un engaño, toda empresa que genere puestos de trabajo, sea en el sector que sea, cumple una función social. Si un diario, una radio o un canal de TV no son rentables que cierren y punto pelota.

En el caso de las energías verdes aquí un gobierno las potenció e incluso legisló para que en las futuras construcciones la energía solar estuviera presente.

Llega el PP y deroga todo eso, sin mencionar las multas millonarias a las que tiene que hacer frente, todo para defender un sistema que no nos beneficia, más bien nos condena a una dependencia.

España podría ser pionera en energía solar, le sobra territorio árido para huertas solares y parque eólicos, puede desarrollar una producción que en pocos años le permita abaratar esos costes a nivel industrial por ejemplo y en menos de 15 años una rebaja sustancial en la factura de la luz domiciliaria.

Pero no, se sigue gastando en lo que no se debe, se apoya económicamente a un sector que no contribuye al desarrollo de un país sino que lo empobrece.

Gastar sí, pero para que un país crezca, para que su gente gane en calidad de vida y recupere algo de poder adquisitivo y si además en materia de medio ambiente mejoramos de forma sensible, pues señores, aquí las cosas irían mucho mejor.

Pero gastamos en apoyar sectores que no son claves para desarrollar un país.

Algo falla y ese algo son los gobernantes que no administran para nada bien los dineros públicos. Mientras tanto y gracias a ello todo un pueblo sufre las consecuencias de esa pésima gestión que ya lleva varios gobiernos por que no les interesa cambiar lo que hay. #Unión Europea