Apunten esta fecha en su mente: 21 de diciembre de 2015. Esa es la fecha en que a #Mariano Rajoy le concluye su contrato como presidente de Gobierno Español (nos guste o no, todo llega a su fin).

Tras adoptar una crisis heredada del anterior gobierno, podemos decir que su mandato no ha sido un camino de rosas. Pero también sabemos, que muchas de las espinas, rocas, sapos, lagartos y culebras que se ha encontrado en camino hasta la fecha, las han ido forjando tanto el propio presidente como todos los que forman parte de su partido con prácticas tanto cuestionables como sancionables con la ley en la mano.

Desde que subieron al poder en diciembre de 2011 el gobierno del PP, con su mayoría absoluta, ha hecho caso omiso del programa que presentaron para su elección ante las urnas.

Anuncios
Anuncios

Con el lema: 'Lo que España necesita' y con las palabras Confianza, Empleo, Reformas y Educación como portada de un libreto azul lleno de propuestas que no se ha cumplido. Todo empezaba con una carta de Mariano diciendo lo siguiente:

"El cambio de España ya no puede esperar. Los españoles necesitamos un gobierno serio y responsable en el que poder confiar (¿Se puede confiar en alguien que dice que va ha hacer algo y luego no lo hace? ¿Merecen la confianza cuando aún no está resuelto el caso Bárcenas que sacó a la luz la contabilidad en B del PP llena de sobres con sobresueldo exorbitados?). Necesitamos respuestas creíbles a problemas reales. Necesitamos combatir el desempleo que hoy sufren cinco millones de españoles (tras su reforma laboral el paro no bajó. Alcanzó una cota máxima de 6.278.000 parados.

Anuncios

En el primer trimestre del 2014, la cuota de personas en desempleo no es los cinco millones de su programa electoral ni está por debajo de esa cifra que tanto horrorizaba en 2011. La cifra en abril de este año, asciende a 5.933.300 sin empleo en nuestro país).

La sociedad española quiere un cambio (obviamente, no esperábamos que fuera para peor). Quiere recuperar la concordia y el entendimiento. Quiere que la moderación y el reformismo, vuelva a ser el eje de la vida política española. Que vuelvan a ser la base del progreso y el bienestar (si como progreso se entiende una ley del aborto muy cuestionable o como bienestar el hecho de que casi tres millones de niños vivan en riesgo de pobreza o de exclusión social, habría que replantarse si las palabras elegidas en su día, fueron las más acertadas para describir lo que estaban preparando para la nueva España). Y hoy ese cambio sólo puede llegar de la mano del Partido Popular.

Estamos convencidos de que los problemas de España tienen solución y de que los españoles, tienen futuro (¡Que visionarios!).

Anuncios

Por eso presentamos un programa contra la resignación (aprendimos mucho el significado de esta palabra desde que llegaron al poder hasta la fecha). El programa del Partido Popular. Un programa para crecer y generar empleo, para apoyara a nuestros emprendedores y para garantizar la educación, la sanidad y el bienestar de todos sin excepción (¿Educación? ¿Sanidad? 121.000 millones de euros aproximadamente ha recortado ya el actual gobierno tanto en sanidad como en educación. Por si la cifra no resultara francamente escandalosa, en la Comunidad de Madrid, mientras se hablaba de cerrar doce colegios, se seguían dedicando financiación a centros concertados que segregan por sexo gestionados por el Opus Dei).

Queremos impulsar la reforma de nuestras administraciones, hacerlas más modernas y eficaces (y lentas a la hora de pagar. Al ser la Administración Pública, muchos empresarios tuvieron que aceptar, pues no le quedaba otra, plazos exorbitantes para que cuadraran las arcas del estado. Por si esto no fuera poco, 7.000 puestos de trabajo se perdieron en las administraciones publicas. Cuando se convocaron las nuevas plazas para funcionarios, apenas cubrían el 10% de los recortados por el gobierno). Queremos lograr entre todos, una España próspera, justa y solidaria, que sea respetada y admirada. Queremos que vuelva la confianza a nuestro país.

Pedimos el respaldo mayoritario de los ciudadanos, para un mandato claro y reformistas. Para un gobierno austero (con el proyecto de Gamonal una vez más, el Partido Popular, demostró que lo de la austeridad, para nada va con ellos intentando propulsar un proyecto en contra de todo el barrio en pos de un proyecto que ascendía a 8,6 millones de euros), que hará de la trasparencia y la responsabilidad sus señas de identidad (la trasparencia se basa en decir lo que hay, sin privilegios de aforamiento, que si no lo sabían lo poseen todos los políticos en activo, y el que se intenta aprobar ahora para encubrir las trasgresiones legales por parte de anterior reinado español que abdicó no hace mucho. Porque si fueran inocentes y no tuvieran nada que ocultar ni por lo que temer,… ¿Por qué un tramite a la carrera para tapar? Si existiera la trasparencia, como bien dicen, no habría nada que tapar. Esto sólo demuestra, que hay muchas cosas que tratan de ocultar desde una posición claramente de privilegio).

Estoy seguro de que trabajando juntos y sumando esfuerzos (aún me pregunto que esfuerzos han hecho por su parte el actual gobierno) lograremos salir adelante. Este es nuestro compromiso".

Acaba con la rubrica de Mariano Rajoy a la derecha del documento.

Ahora, como dice el refrán: "Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar" tratan de "cumplir" ese compromiso (en una parte ínfima) con una nueva política fiscal que en vez de ser clara, es un enrevesado cúmulo de sin sentidos en la cual, los jóvenes con alquileres, los pequeños inversores y los desempleados, son el blanco a seguir. Además, la bajada de impuestos anunciada de aprobarse tal y como está hasta la fecha, actúa como una especie de "regalos fiscales", en especial a personas con discapacidad, a familias y a porciones delimitadas como el cine. Es decir, que una vez más, vuelva a apostar con "complacer a unos pocos", con un gran número de votos en su haber, para poder garantizarse otros cuatro años más en el cargo. No por tanto, y pese a el pronto despertar sobre las personas perjudicadas hasta la fecha por la anterior política fiscal, debemos olvidar que nada de lo que dicen, ya sean de izquierdas o de derechas o del centro, buscan otra cosa que aposentar su trasero en un puesto de trabajo que ninguno se ha ganado a las claras y con la verdad, las trasparencia y la rectitud, por bandera en sus campañas políticas. ¿En quién tenemos que confiar pues? El voto es libre y secreto. Confíen en los que deseen pero no olviden que las mayorías absolutas, comporta en ordeno y mando de sus propias leyes, maltratando así a los votantes durante cuatro años más. El tener que pactar con unos y con otros para conseguir sus propósitos, no les garantiza que puedan llevar a cabo todo lo que deseen y por lo tanto, están más "accesibles" a las reivindicaciones, que desde la calle, el pueblo grita de forma pacifica ante las injusticias.

Ellos ya han empezado su "campaña política". Ahora nos toca a nosotros, no olvidar todo lo que no se cumplió en los mandatos habidos hasta la fecha, sin obviar en ningún momento, que unos y otros, ese bipartidismo contaminante que hace que la pelota fuera de derecha a izquierda, fueron los causantes por turnos de la situación actual del país.