A trabajador con un sueldo de hasta lo 40.000€, una parte importante de la población asalariada en este país, la tributación le saldrá 20€ al mes más barata de media. Por contra, a las rentas menos modestas, les puede salir el ahorro por alrededor de 600€ más al mes en sus bolsillos. En resumen una rebaja generalizada que afectará de manera proporcionalmente similar a todos los españoles.

Este modo de pensar puede resultar muy discutido. Habrá quien piense que es innecesario que las rentas más altas vean reducida su tributación, ya que teniendo tanto dinero tributar más no será un problema para ellos. Un argumento muy válido.

Anuncios
Anuncios

Otros argumentarán que necesitamos poner dinero en manos de todos, para que fluya por las arterias de la economía y llegue a futuros salarios. De nuevo un modo de pensar que tiene buenas bases sobre las que sostenerse.

Resulta más llamativa la reducción de tramos. Pasamos de 7 a 5, lo que generaliza la tributación. Antes el tramo superior empezaba en los 300.000€, pasando ahora a ser los 60.000€. Los acomodados y los muy ricos tributarán proporcionalmente lo mismo. El impuesto seguirá siendo progresivo, pero mucho menos. En cierto modo es una declaración de intenciones del Ejecutivo.

Además cabe destacar la intención del #Gobierno de subir la apuesta para 2016 con una nueva rebaja, esta vez sin tocar los tramos. Esperemos que dicha rebaja no quede en papel mojado pasadas las elecciones.

Anuncios

Muy posiblemente sea así por efecto de la entrada de otro partido o por efecto de las consecuencias internacionales de la bajada de ingresos previsibles en las arcas del Estado.

Por último cabe destacar que esta bajada de impuestos no cumplirá con las promesas del PP en la campaña nacional de hace ya casi 3 años. Van a bajar el impuesto sensiblemente respecto al año en curso, pero no respecto al momento en que llegaron al poder.