Anuncios
Anuncios

Tener la luz. Agarrarla, amarrarla. O vivir en la oscuridad. Desde ahí reside todo. Y el resto. Les cuento; los amigos preguntan por Alonso. Constantemente. También los otros. Comentaba un compañero de esos que viajan por el mundo que ahora los Grandes Premios -con Liberty Media- se viven diferente, como en un entorno más abierto. O casi.

Pero hay una chica, muy de Alonso, que conocí en mi primer fin de semana de carreras en Barcelona hace un par de años, que a veces me escribe. Pero lo hace bien. Quiere saber de él. Pero bien. Y cuando los resultados y los momentos pesan… más aún. Como estos años. Pero también cuando las cosas pueden ir a mejor para tomar un rumbo más acomodado al suyo.

Anuncios

¿Crees que le brillan los ojos?, me pregunta. Al fin, le podré contestar que sí, que el astur volvió a tener ese brillo en los ojos. ¿Será el amor, sus nuevos proyectos? También…

Porque es cierto que las cosas en los últimos tres años (incluso cuatro) no han sido como se prometía. No es nuevo, qué le vamos a contar, dirán. Pero mientras en la #Fórmula 1 se andaba a gatas en un proyecto que terminó fallido entre las raíces angloniponas, se hacían nuevos aires fuera del globo del Gran Circo, con excursiones hacia las 500 millas de Indianápolis (saltándose carreras como la de Mónaco), con un resultado vacío pero con mucha vida y encuentro para Fernando y su afición con el firme propósito de volver para correr en aquel óvalo de la Indy.

El futuro más allá de la F1

Gracias a aquella experiencia en la que estuvo con opciones reales de ganar la gran cita americana, su gusanillo iba despertando más curiosidades de cara a afrontar –y ganar- la triple corona (GP Mónaco, 500 millas de Indianápolis y las 24h de Le Mans).

Anuncios

Porque su mayor deseo es convertirse en el mejor piloto del mundo. Y eso se trata de hacerlo fuera…

Tanto es así que para ir abriendo boca de cara a la prueba de Resistencia, confirmó su presencia para las 24 horas de Daytona, en Estados Unidos, que tendrá lugar en el próximo mes de enero con el equipo de su director en Woking: Zack Brown, un tipo con muchas cosas buenas que aportar y al propio Fernando el primero.

Todo se llevó a cabo pocos días después de firmar su renovación con #Mclaren que, de alguna forma, le mantenía la posibilidad de hacer cosas más allá de las pistas de hoy a lo que su participación en la mítica Le Mans está al caer, cada vez más cerca de ser con Toyota. Este camino es sólo para pilotos intrépidos como lo hicieron Clark y probaron Fittipaldi, Andretti, Piquet, Mansell y Montoya, entre tantos otros. Recientemente lo pudo disfrutar su ‘colega’ Hulkenberg en el WEC.

Así, sólo Graham Hill ha conseguido hacerse con esa triple corona, por lo que Alonso aspire a semejante reto habla a gritos de su condición de ‘racer’, de corredor puro, piloto como él mismo se califica.

Anuncios

Porque nadie se ha atrevido a tanto en el automovilismo moderno. La otra parte implicada es que McLaren haya vuelto a acceder para ello y haya ayudado a esta decisión. Indica hasta qué punto en el equipo británico miman, cuidan y quieren a Alonso. Pensando en el futuro, seguro.

Alonso quiere volver a su senda

Realmente y al principio de esta nueva época al frente de lo vivido, el doble campeón español no podía pretender ganar carreras, ni estar en el podio o quizá ni entre los cinco primeros. No obstante, de una escudería como McLaren y un fabricante como Honda no era comprensible una situación en la que los coches se rompían carrera tras carrera. Los motores apenas tenían potencia y llegar a los puntos parecía una quimera. Por mucha voluntad y fe que tuviera el asturiano al inicio, la situación era muy difícil. El asturiano sabe por qué eligió quedarse para el día de hoy: para arriesgarse al continuar.

Ese futuro en la Fórmula 1 de mientras que sigue siendo su mayor importancia a día de hoy, ya que el volver de los de Woking junto a los motores Renault les vuelve a pintar serias aspiraciones de cara a hacer algo importante y que a Alonso siempre le ha gustado debido a sus triunfos, su época dorada, su momento y sus peleas teniendo una gran ventaja de ese movimiento: evitar seguir con la progresión de la caída y retomar el vuelo. ¿Quién mejor para volver a disfrutar de todo?

Porque es lo que quiere Alonso. Ese chico asturiano que sigue mirando desde su posición para escalar más arriba de lo que la lógica le ha dado que no es poco; porque no es volver a ser de nuevo, es que lo sea. Que sea feliz y que lo siga siendo con un volante compitiendo por más que victorias de las que sigue buscando ahí fuera. Habrá un mañana mejor. #Fernando Alonso