El nuevo ciclo del #Barcelona con Ernesto Valverde [VIDEO] al mando ya ha echado a andar. Después de una decepcionante temporada donde los de Luis Enrique solo consiguieron ganar la Copa del Rey y su eterno rival hizo un doblete histórico, se esperaba una revolución con refuerzos importantes en la plantilla. Pero todo lo contrario, aún no ha llegado ningún fichaje y son más las negativas de estrellas a venir al Camp Nou que las esperanzas de que por fin llegue un futbolista que vuelva a ilusionar a la hinchada culé.

Los pretendidos por el Barça

El plan A de Josep María Bartomeu, Robert Fernández y el nuevo entrenador parece que es imposible que se lleve a cabo.

Anuncios
Anuncios

Una agenda llena de futbolistas de calidad y que agradaban a Leo #Messi. Un Messi que acaba de renovar su contrato y que, para ello, a parte de ser el mejor pagado del mundo, exigía un equipo de garantías para poder luchar por todos los títulos y así poder alzarse con su sexto Balón de Oro.

Nada más lejos de la realidad, ni Marco Verratti [VIDEO], ni Dembele, ni Héctor Bellerín, ninguno de ellos vendrá al #Barça. Ya sea por su alto precio o por la negativa del club a negociar, parece que ninguna de estos cracks se vestirá de azulgrana la próxima temporada.

Plan B del Barcelona

Lo que no entiende Messi es cómo el plan B de la dirección técnica es tan absurdo y decepcionante. Parece que si ya el año pasado se hicieron las cosas muy mal con contrataciones que al final no han dado el nivel, lleva camino de repetirse.

Anuncios

Por esta razón ha venido el primer enfado entre Valverde y el argentino. No puede entender cómo el técnico ha podido dar el visto bueno a la contratación de Paulinho, un futbolista con 29 años y que lleva dos años jugando en una liga menor.

Ninguno de los pesos pesados, a excepción de Neymar, ve con buenos ojos este fichaje. Creen que para gastarse 30 millones de euros en un futbolista de un nivel medio, es mejor quedarse como se está. Iván Rakitic, Rafinha e incluso André Gomes y Arda Turan son mejores que el brasileño. Una operación que lleva paso de convertirse en el primer gran encontronazo entre los capitanes del vestuario y el presidente y entrenador.

Su rival directo

Y aún se enfadan más cuando ven el equipo que está haciendo el Real Madrid con fichajes de apenas 22 años con mucha proyección. Parece que Florentino Pérez por fin ha entendido que para conseguir títulos lo importantes en la unión de vestuario y jugadores con hambre de títulos y no fichajes galácticos que vendan camiseta.

O mucho cambia el panorama o parece que el Real Madrid va camino de formar un equipo que vuelva a ser campeón en casi todo. Y más viendo el ridículo que está haciendo el Barcelona con sus fichajes.