Si algo pudo sacarse en claro el pasado jueves en el partido inaugural de estas Finales 2017 fue que o Cleveland da su mejor nivel, no sólo LeBron James o Kyrie Irving, o los actuales campeones de la NBA corren serio riesgo de viajar a Ohio con un 2-0 en contra. Esa al menos parece ser la premisa que la plantilla de los Cavaliers ha asumido y pondrá en práctica esta madrugada (02:00h) en el Oracle Arena. Y el físico, ese que faltó y puso todo demasiado fácil para #Golden State, a quien le hace falta muy poco para arrasar a su rival si este no esta a la altura y con la intensidad que exige la lucha por el anillo.

Que a los de Tyron Lue les costó defender a Kevin Durant es innegable, como lo es el hecho de que su defensa se vio obligada a elegir entre KD y Curry y casi siempre estos salieron vencedores.

Anuncios
Anuncios

Los Cavs no supieron pararles y la pareja más letal de los de la Bahía lo aprovechó para asestar 66 puntos. Si a eso añadimos que el banquillo de Cleveland, en comparación con el que maneja Mike Brown, fue poco más que un bulto sobre el parqué californiano.

Además de aniquilar a su rival, Golden State hizo desaparecer al mayor peligro en el rebote del equipo de Ohio como es Tristan Thompson. El pívot apenas pudo maniobrar sobre el aro de su rival, dedicado en cuerpo y alma a anular a Thompson en cada lanzamiento e impedir segundas oportunidades para los Cavaliers. Pero ahora LeBron y compañía vuelven al Oracle Arena con otra cara, a sabiendas de que no todos los años sonará la flauta y viajar a 'The Q' con un 2-0 en contra supondría una losa. Para ello Tyron Lue y su equipo han buscado soluciones para contrarrestar el ataque de Warriors y perforar una defensa casi inexpugnable liderada por un muro como es Draymond Green, acompañado en estos playoffs por un Klay Thompson que mientras encuentra su tiro está dando lo mejor de sí mismo atrás.

Anuncios

Los Warriors, preparados

Golden State sabe que su rival saldrá a la cancha con otra mentalidad y por ello han ideado nuevos argumentos para llegar hasta el aro y castigar las indecisiones de Cleveland. Los Warriors han aprendido la lección de las Finales del año pasado, o al menos eso asegura Stephen Curry, para quien "cada 48 minutos son un evento por separado", en palabras recogidas por la ESPN. "Seguimos nuestro estilo de juego y seguimos la receta. Así tenemos que seguir, siendo los mismos de siempre", declaraba el dos veces MVP.

Después del maldito Game 1 para LeBron James (1-7), afronta el segundo asalto (4-3). De las últimas siete Finales, el equipo que comenzó perdiendo en el primer partido, en seis ocasiones logró igualar 1-1 y solo en una ocasión se marchó con dos derrotas. Hoy podremos comprobar si 'el Rey' continúa con la racha. #NBA Playoffs #NBA