Ronaldinho llegó al FC Barcelona en junio del año 2003, pero en su primera temporada no tuvo los éxitos esperados tras una mala primera parte del campeonato. Pero entonces se decidío fichar a un holandés apodado 'El Pitbull'. La llegada de Edgar Davids cambió el rumbo del equipo.

El Barça, en la primera temporada de Frank Rijkaard, deambulaba por las posiciones medias de la Liga. Tenía solo 27 puntos e incluso los cules habían sido humillados con sorprendentes derrotas como la ocurrida en Málaga donde perdido por un abultado 5 a 1.

Aunque Joan Laporta, presidente del club, había hecho fichajes interesantes como Quaresma, Márquez, Mario, Rustu, Gio o Luis García, solamente #Ronaldinho rendía al nivel esperado.

Anuncios
Anuncios

Entonces se decidío fichar en el mercado invernal procedente de la Juventus a un holandés apodado 'El Pitbull'.

La llegada fundamental de Davids

Se llamaba Edgar Davids, y era conocido por llevar siempre una sorprendentes gafas en todos los partidos. Nada más llegar se hizo dueño del medio campo y fue pieza fundamental para hacer una segunda vuelta estratosférica que casi permitió al Barça luchar por ser campeón. Incluso con él en el campo, fue capaz de conseguir una importante victoria ante el Real Madrid de 'Los Galácticos' en el Santiago Bernabéu.

En resumen, con el holandés en el campo, el Barça, de los 18 partidos que jugó, ganó 13, empató 3 y solamente perdió dos. Sin duda, nadie entiende el triunfo de Ronaldinho sin 'El Pitbull' sobre el campo y aunque estuvo poco tiempo fue fundamental para la explosión de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

Anuncios

Siempre ligado al mundo del fútbol

Aunque a sus 39 ficho por el Barnet, equipo de la cuarta división inglesa como entrenador - jugador, en el año 2013 decidió retirarse de los terrenos de juego para ocuparse solamente a la labor de entrenador. En estos momentos sigue como técnico del Barnet pero lo ha conseguido ascender hasta la liga Two inglesa.

Sin duda, si Edgar Davids aplica a sus jugadores todo lo que podíamos ver de él sobre el césped, su equipo será muy difícil de batir. Si transmite su garra, fuerza, físico... serán casi imbatibles.