Golden State Warriors no atraviesa por su mejor momento. Con la lesión de Kevin Durant han perdido mucha anotación y ahora tienen que pensar en la defensa primero a la hora de plantar cara a los diversos equipos de la competición. Anoche recibían a uno de los conjuntos más en forma, los Boston Celtics de un Isaiah Thomas que quiere el MVP y llevar a los Celtics a las finales de la #NBA y sobrepasar a LeBron James, opción más que posible. La pasada noche llegaban a Oakland como favoritos para llevarse el partido, aunque les costó mucho deshacerse de Golden State.

Los Warriors no decidieron darse por vencidos y lucharon con un gran Klay Thompson que estuvo muy acertado en el tiro.

Anuncios
Anuncios

La mala racha tanto de Curry como Thompson, había afectado en gran manera al equipo y necesitaban volver a entonarse delante de su afición. Los verdes consiguieron que los Warriors volvieran a perder en casa tras diez partidos consecutivos ganando. No fue fácil pero fue una victoria muy merecida que acabó llegando con mucho trabajo en el último cuarto del encuentro.

Ahora, los Warriors se encuentran a un partido y medio de diferencia con los Spurs y peligra la primera plaza del Oeste. Golden State cuenta con un calendario muy complicado y podrían acabar cayendo hasta la segunda posición de la conferencia. Los Celtics, por su parte, siguen en la caza por LeBron James. No lo tienen complicado pero necesitan que los Cavaliers vayan soltando partidos para poder afianzarse en esa prestigiosa posición.

Anuncios

El final de la temporada regular se acerca, y las cosas se van poniendo interesantes.

Comienza una batalla campal en la mejor liga de #Baloncesto del mundo. ¿Quién será campeón? ¿Quién aguantará la fatiga y la presión? ¿Serán los Celtics capaces de tomar el trono de la conferencia este y meterse en las finales por primera vez desde casi diez años? Está todo por ver y seremos todos testigos de esta temporada, que sin duda alguna, está siendo una de las más emocionantes de los últimos años. Recordad, nunca subestiméis el corazón de un campeón.