Ay la Navidad... ¿qué tendrán estas fechas tan especiales para ser capaces de reunir siempre a los mejores deportistas del año? La respuesta es: los #Premios #As del #deporte. Unos galardones que se entregan cada año por medio de este diario deportivo tan relevante en nuestro país y cuya primera andadura en esta concesión se remonta al inicio de la crisis económica mundial, año 2007.

Los Premios

El Hotel Palace de Madrid, el escenario. El diario As y sus populares lectores (votantes de los premios), la figura representativa y la mano de obra. Los deportistas elegidos, los protagonistas. Todo ello unido a un excelente y divertido ambiente y a la emoción que supone el 50 aniversario del periódico completó con creces una noche de reconocimiento al esfuerzo, talento y calidad deportiva.

Anuncios
Anuncios

En la primera parte de la gala destacó especialmente el fútbol. Uno de los premios más esperados fue el de Don Luis Suárez que con una total entereza a sus ya 81 años, recogía, como no, el Premio Trayectoria de manos del seleccionador nacional Lopetegui. Pero si hablamos de entereza y comportamiento tenemos que hablar de otro premio. El Premio Reconocimiento recayó sobre las aficiones madridista y colchonera por su ejemplar conducta durante la final de la Champions League 2016 en Milán. El galardón fue recogido por los socios número uno de sendos equipos.

El Premio Revelación fue para el joven atleta Bruno Hortelano, campeón europeo de los 200 metros cuyo año se complicó debido a un aparatoso accidente de tráfico. Además, uno de los actuales entrenadores en la liga española también tuvo su protagonismo en la gala.

Anuncios

Hablamos de técnico argentino del Sevilla FC, Jorge Sampaoli, quien recogió el galardón de Premio América y cuyo futuro "promete" dentro del fútbol español: se encuentra tercero en la clasificación, sólo por detrás de Barça y Madrid.

Los oros de Río acapararon las miradas

Aquellos que nos hicieron vibrar, gritar y emocionarnos cada segundo durante el mes de agosto a través de nuestra pantalla no podían faltar. Era la segunda parte de la gala. Los siete oros olímpicos personificados se llevaron los corazones de hierro: el coraje de la nadadora Mireia Belmonte, la garra de la jugadora Carolina Martín, la trayectoria de la atleta Ruth Beitia, la rapidez de "los del agua" Maialen Chourraut, Markus Cooper, Craviotto y Cristian Toro y la valentía de los tenistas Rafa Nadal y Marc López. A la lista se sumó Teresa Perales como representante del paraolimpismo.

También tuvo una mención importante la halterofilia con Lydia Valentín que mostró su alegría al recoger el Premio Especial y reivindicó una vez más que se haga justicia ante el dopaje en este deporte.