Si pensamos en el clásico delantero inglés, posiblemente, los primeros nombres que se nos vienen a la cabeza serán el de Bobby Charlton, Gordon Banks o Gary Lineker. Estos delanteros se caracterizan por ser jugadores de área con un remate extraordinario y con un físico imponente. A esta lista de grandes “9” hay que añadir el nombre de Mark Hughes, la leyenda de los años 90 de los “Red Devils”.

Nacido en Ruabon, Wrexham (Gales), el 1 de noviembre de 1963, hijo de una familia humilde y trabajadora, Mark Hughes fue captado por los ojeadores del Manchester United en 1980, aunque no haría su debut con el primer equipo hasta la temporada 1983, en un partido de Copa de la Liga ante el Oxford United, cuando apenas tenía 20 años.

Anuncios
Anuncios

En su primera etapa como jugador del Manchester United disputó cerca de cien encuentros durante las tres temporadas donde anota 37 tantos y dejó muestras de su calidad goles de bella factura. Su rendimiento no pasó desapercibido para al F.C. Barcelona, dirigido por el inglés Terry Venables. El entrenador culé contrató al galés en el verano de 1986 por unos dos millones de libras, para unirse en la delantera al inglés Gary Lineker (máximo goleador del Mundial de México de 1986), al que ficharon ese mismo mercado de verano procedente del Everton.

A diferencia del ex toffee, Hughes no llegó a cubrir las expectativas que se generaron en torno a él, y después de un decepcionante año -5 goles en 36 partidos-, fue cedido al Bayern de Múnich, donde consiguió recuperar sensaciones y anotó 7 goles en 23 partidos.

Anuncios

Su recuperación no pasó inadvertida para un Sir Alex Ferguson que había tomado las riendas del club de Old Trafford en noviembre de 1986 y, tras dos años en el extranjero, el hijo pródigo volvió a Manchester previo pago de 1,8 millones de para convertirse en una pieza clave de los “Red Devils” en las siguientes temporadas. Donde llegó a disputar 256 partidos a lo largo de siete temporadas anotando 82 goles. El delantero explota sus cualidades y en la primera temporada tras su regreso el galés fue declarado el mejor jugador del año por la Asociación de Futbolistas Profesionales. Además, vive tardes gloriosas con el conjunto de Machester ganando la #Premier League y la FA Cup, en dos ocasiones, la Recopa y la Supercopa de Europa en 1991.

Tras dejar su huella en Old Trafford y convertirse en una de las leyendas del equipo del norte de Inglaterra, el galés decide jugar sus últimos años como jugador en el Chelsea, Southampton, Everton o Balcburn Rovers, donde cuelga las botas. Durante sus últimas siete temporadas únicamente anota 40 goles, por lo que decide retirarse y dejar de vestirse de corto para ponerse el chándal de entrenador.

Anuncios

Desde los banquillos ha dirigido a la selección de Galés y varios clubes ingleses como el Blackburn Rovers, Machester City o Fulham, hasta la actualidad, donde se ha ido convirtiendo en leyenda “Potter” tras lograr la temporada pasada una histórica novena plaza, el mejor resultado del Stoke City en la historia de la Premier League. Sin duda, el Stoke City, 11º en la tabla de clasificación, parece tener un futuro esperanzador de la mano del galés.

Mark Hughes ayudó a crecer al #Fútbol inglés y al Manchester United. Un clásico nueve con olfato de gol y remate de toda clase es lo que ahora se echa en falta en la Premier League y sobre todo en la selección de los tres leones. Parece que Vardy o Kane pueden seguir sus pasos, pero todavía están lejos del nivel que mostró el protagonista de nuestra historia. #Internacional