Mañana se estrena en las salas de #Cine de Venezuela Arangol, la película documental dirigida por Emil Zabala que cuenta la vida deportiva de Juan Arango, el "eterno capitán de la Vinotinto".

La idea surgió en C&E Producciones hace 6 años, cuando Zabala, Yomaira Molina (productora ejecutiva), Edmalyoscar y Edmaly Gedler (publicidad y mercadeo) y Rafael Velazquez Stanbury estaban conversando sobre el "sueño Vinotinto de la seleccion de Richard Páez", recuerda Zabala. "Queríamos hacer una película sobre la selección de Venezuela, pero ya había una sobre ella. Entonces empezamos a mirar a todos los jugadores y el que más destacaba era Juan".

Juan Arango fue quien abrió el camino a otros jugadores venezolanos para jugar en el exterior pues fue el pionero en cruzar fronteras y pertenecer a clubes como el RCD Mallorca (España), el Borussia Mönchengladbach (Alemania), Xolos de Tijuana (México) y el New York Cosmos (USA), con el que quedó campeón esta temporada.

Anuncios
Anuncios

Pero el centrocampista venezolano no siempre estuvo de acuerdo con la realización del documental. Desde que surgió la idea, la producción del filme le comentó la idea, pero "no era el momento", aseveraba la zurda de oro, rememora Zabala. "Hace dos años, se le volvió a plantear la historia y dijo que sí, que era el tiempo para hacerlo", continúa el director. Entonces iniciaron los contactos con los personajes que serían entrevistados y la búsqueda de patrocinadores, puesto que se trata de un largometraje independiente.

Pero, a pesar de lo "complicado" que fue llevar a cabo Arangol con tan poco dinero, como asegura Emil Zabala, el resultado se le hizo satisfactorio: "A la gente que la ha visto le ha gustado y ha captado el mensaje. Eso es lo que mejor que le puede pasar a un realizador", añade.

Anuncios

Juan Arango inició su formación como futbolista desde niño en su ciudad natal, Maracay. "Toco parte de su vida, cuando era pequeño, para establecer de dónde viene y cómo es la personalidad de Juan, pero no quería tocar su vida personal porque él siempre ha mantenido ese aspecto muy fuera de la palestra publica", argumenta Emil Zabala, quien también se centra en los valores del jugador: "constancia, fe y humildad, porque son unos valores que queremos exaltar para que los niños jóvenes lo tengan como un ídolo".

En ese sentido, el mensaje va en consonancia con los deseos del propio jugador. "Yo siempre quise jugar profesionalmente. Siempre quise ir a jugar al extranjero y gracias a Dios lo pude cumplir. La idea es que (los niños) sean mejores personas y que sean muchísimo mejor que yo. Esa es la intención", cuenta el eterno capitán cuando habla de sus deseos para las próximas generaciones del fútbol venezolano. #Deportes #Fútbol