¿Qué conoce de #Bulgaria? Eeee... "¡Estoikof!" De acuerdo. Puede que esté mal pronunciado y dicho, pero por lo menos ya sabes algo de Bulgaria. Es más, pienso que la pregunta debería de haber sido al revés: ¿Que conoce de "Estoikof"? Y seguro que se obtendrían más respuestas.

Es muy curioso cómo el fútbol nos une a todos y nos permite conocer los 'extremos' de todas las partes a nivel internacional. Gracias a este deporte, en las próximas décadas y siglos, probablemente no se hablará de los que lucharon por la independencia de un país, nación o etnia, sino que se hará más hincapié en las celebridades del mundo del cine, fútbol o moda: lo que nos preocupa más hoy en día.

Anuncios
Anuncios

Dichas tendencias harán que Vasil Levski pase a ser ahora Hristo #Stoichkov; Cristiano Ronaldo posiblemente sustituya a Vasco da Gama; Miranda Kerr reemplace a Ned Kelly; y con la mayor seguridad, Pau Gasol deje en el olvido a Don Pelayo. Un pronóstico incómodo, pero firmemente real y alcanzable.

Todos los chovinistas búlgaros guardan en sus corazones a Vasil Levski, nuestro héroe revolucionario más grande. Pero con las tecnologías, los deportes, las tendencias y las sociedades de hoy en día, las nuevas generaciones se interesan cada vez menos por dichas figuras, hasta tal extremo que incluso los libros de historia se están adaptando a dichas tendencias. Antes era obligatorio saber fechas importantes, personajes ilustres e historias nacionales. Pues se consideraba muy vergonzoso no saber nada acerca de La batalla de Shipka (1877), no saber qué celebrar el día 3 de marzo (Independencia de Bulgaria en 1878 del Imperio otomano), o qué quiso desenmascarar Kubrat a sus 3 hijos con el haz de flechas, allá por el año 655.

Anuncios

Hoy en día, se conoce a la perfección cuántos balones de oro tienen Messi y CR7, qué equipo de fútbol ganó a tal equipo en tal año, etc. Pero lo que saben los extranjeros acerca del país central de los Balcanes, es gracias a Stoichkov.

Se puede afirmar que la selección de Bulgaria o cualquier futbolista búlgaro por el mundo, han tenido poca presencia en el panorama internacional desde la generación dorada cuando los búlgaros alcanzaron los semifinales del Mundial de 1994. Según él, los jugadores de la selección búlgara no son ni lo suficientemente buenos 'ni siquiera para llevar las maletas de aquel histórico equipo'. Bueno, quizás habría un hueco solamente para Berbatov en el banquillo.

En aquel Mundial de Estados Unidos, la mejor generación de fútbol del país rozó la gloria. Dirigidos por Dimitar Penev, el equipo anárquico llegó a clasificarse en el minuto 95 en el 17 de noviembre de 1993, cuando Emil Kostadinov tambaleó hasta los cimientos de la Torre Eiffel. Aquel era un equipo que salía al estadio a repartirse hostias con su rival.

Anuncios

Jugadores como Mikhailov, Letchkov, Balakov, Kostadinov, Kiryakov, Ivanov, salían al estadio 'a muerte' junto a Stoichkov (quien ya jugaba en el Barcelona). Bulgaria consiguió ganar a Grecia (4-0), Argentina (0-2), México (1-3, tras penaltis), Alemania (2-1), pero no pudo con la Italia de Roberto Baggio (1-2).

A pesar de ello, cuando dichos jugadores y héroes volvieron a Bulgaria, fueron recibidos como si hubieran ganado el Mundial. Todo el mundo estaba en la calle, con banderas en el aire, pitidos de los coches, bailes y demás. Era la felicidad de un país pequeño, que había puesto su 'chincheta' en un mapa mundial tan enorme. Eran...'los tiempos de Hristo Stoichkov'. #Mundial 1994