Se contaban ya seis derbi de #Liga en los que el #Real Madrid no ganaba al Atletico del Cholo. A Cristiano le costaba marcar, tanto que muchos se mofaban del portugués que sólo anotaba de penalti. Sin embargo, el portugués, el sábado se disfrazó de Comandante Custer y tomó el mando del último territorio Comanche. Los 'Indios' no pudieron nada contra un Cristiano destrozador, asistido por un brillante Isco que iluminó el Calderón por su última vez.

Cierto es, a los colchoneros les habría gustado que fuera Griezmann el que iluminara la noche. Pero no. En las estrellas estaba escrito otro nombre y otro destino. El Real Madrid de #Cristiano Ronaldo goleó al gran Atlético de Madrid de Simeone en su último derbi liguero en el Calderón.

Anuncios
Anuncios

Una noche y un partido que se quedará para la posteridad. Seis derbi de Liga después, el Real Madrid volvió a dominar al Calderón gracias a su comandante Cristiano. El mejor historiador blanco del siglo XIX. El portugués marcó de falta, de penalti y de contragolpe. Ha sido la cara y el nombre de un equipo hecho de 11 gladiadores.

A destacar la actuación de Nacho al lado de Varane. Su derbi personal empezó ya hace unos días con el pique con Koke en la selección. "Yo jugaré el derbi, tu lo verás desde el banquillo", dijo el centrocampista rojiblanco. Al final Nacho jugó, sobresalió y ganó. Mientras el centrocampista sí jugó, pero nunca fue decisivo a parte por la discusión con Cristiano Ronaldo que regaló la cartulina amarilla a los dos.

Otro gran protagonista fue Isco. Volvía a la titularidad tras salvar el orgullo de La Roja en Wembley y Zidane decidió premiarle metiéndole en el 11 inicial.

Anuncios

El de Arroyo de la Miel no decepcionó. Encantó los madridistas y, a su pesar, a los Colchoneros. De sus pies nació el contragolpe del definitivo 0-3 de Cristiano. Sin embargo, regaló delicias a los aficionados en la grada desde el primer minuto. Fundamental tanto en ataque como en defensa con sus siete balones recuperados. Sin duda, junto a Cristiano, fue el hombre de los blancos y del partido.

Una victoria de los madridistas sin apelación para los rivales. El próximo derbi en casa de los colchoneros abrirá nueva historia en La Peineta, porque lo que se escribió anoche se quedará para siempre.