Estamos de luto en el mundo del #Baloncesto. Otra leyenda se suma a la lista de pérdidas que siguen dejando huérfana a esta liga, esta vez, uno de los mejores tiradores de la historia de la NBA, Ray Allen dice adiós a la mejor liga de baloncesto del mundo con 41 años de edad. El jugador del que tantos equipos han disfrutado llevaba sin jugar desde el 15 de junio de 2014, último partido que disputó con Miami Heat, pero se especulaba un posible regreso desde hace mucho tiempo. Los Warriors eran uno de los candidatos, se especuló su posible vuelta la NBA a finales del año pasado, pero finalmente no fue así. LeBron era otro de los que quería que Ray se despidiera intentando conseguir un anillo que finalmente llegó, pero no fue así.

Anuncios
Anuncios

Ray Allen, uno de los mejores tiradores de la historia, si no el mejor, se despide de la NBA dejando un legado que está siendo recogido por Stephen Curry, que se está encargando de mantener en buenas manos esos récords que en su día el jugador nativo de California estableció. Se despide de igual forma que otros grandes jugadores, mediante una carta en el portal The Player's Tribune donde declara encontrarse en paz consigo mismo.

18 temporadas, 4 equipos, tres anillos de campeón y un oro en Sidney 2000. La estadística manda, Ray Allen ha sido y será uno de los mejores jugadores de la historia, de esos que marcan una época, que hacen que te levantes a las tres de la mañana a ver un partido en el que juega, que hacen que grites de sorpresa cuando mete un triple espectacular para forzar el séptimo partido de unas finales... 

Ray Allen ha tenido una carrera magnífica que será recordada para siempre.

Anuncios

Con este pequeño extracto traducido por los compañeros de AS, se dirigía a su yo de 13 años; una carta muy emotiva.

“Serás el enemigo de mucha gente, será la vida más dura pero también la más satisfactoria posible. Lo que quiero que hagas es esto: sal a la cancha. Quédate en la cancha. Puedes construir tu existencia completa en ella. En el instituto te creerás que ya sabes lo que es ser un gran jugador de baloncesto pero en realidad no tendrás ni idea. Cuando llegues a la Universidad de UConn es cuando tu entrenador empezará a enseñarte lo que es trabajo duro de verdad. Podría acabar aquí y ya sería excitante lo que espera pero más allá hay una carrera de 18 años en la NBA. ¿Cómo se resume eso? ¿qué es lo verdaderamente importante? Jugarás contra tus ídolos: Michael Jordan y Clyde Drexler. Jugarás al lado de Hall of Famers: Kevin Garnett, Paul Pierce, LeBron James, Dwyane Wade. Te asustarás. Te sentirás fuera de la liga. Pero seguirás peleando cada día, trabajando sin parar. Tirarás más de 26.000 tiros en tu carrera.

Anuncios

Casi seis de cada diez no entrarán. Ya te lo dije: este juego es un hijo de puta. En cada vestuario que pises todo el mundo dirá lo correcto: que quieren sacrificarse para ganar un título. Pero la vida no es una película. No se trata de ser la estrella de los finales igualados o de lo que dices cuando hablas: se trata de trabajar duro cada día y cuando nadie está mirando. Ahora te escribo como un tipo de 41 años que se retira y que está completamente en paz consigo mismo. Serás más que un jugador de baloncesto. Rodarás películas. Viajarás por el mundo. Serás marido y padre de cinco hijos maravillosos. Ahora, la pregunta más importante no es “¿quién se supone que soy?”, ni siquiera “¿qué tengo que hacer para ganar otro anillo de campeón? Ahora la frase más importante es “papá, ¿sabes lo que me pasó hoy en clase de matemáticas?”. Esa es la recompensa que te espera al final del camino. Sal a la pista. Quédate en la pista. Trabaja, jovencito. Mucha gente nunca sabrá cómo eras realmente. Pero sabrán que trabajabas duro."