Después de la retirada de tres leyendas de la #nba como Kobe Bryant, Tim Duncan y Kevin Garnett, Ray Allen anuncia algo que se suponía. Tras 18 temporadas en la liga, anuncia su adiós definitivo. A sus 41 años, Allen hacía un par de años que era agente libre, después de abandonar Miami Heat, donde consiguió un título en el 2013 siendo decisivo.

Han pasado muchas cosas desde su debut y, como tal, sus características como jugador han evolucionado. Ray Allen fue elegido por los Milwaukee Bucks en el quinto puesto del draft del año 1996, demostrando desde el primer momento su inmensa calidad. Ray Allen, por aquel entonces, compartía estrellato en Milwaukee con el también escolta Michael Redd, aunque los focos los acaparara Allen generalmente.

Anuncios
Anuncios

Aunque considerado uno de los mejores triplistas (sino el mejor), en sus inicios también destacaba por su potencia física, que incluso le llevó a participar en un concurso de mates.

Alcanzando unas cifras superiores a los 20 puntos por partido, Ray Allen dejó la disciplina de los Bucks para convertirse en el ancla de los ahora desaparecidos Seattle Supersonics. El equipo no triunfó, aunque siempre tenía un carácter ofensivo con Allen como estrella. Allí duró hasta 5 años.

Pasó la treintena de edad y superó las 10 temporadas en la liga, hasta que en verano de 2007 fue traspasado a cambio de algunos jugadores y rondas de draft a los Boston Celtics, el equipo con más anillos, que estaba para el arrastre. Coincidió con el entonces capitán Paul Pierce, un joven Rajon Rondo y la llegada coetánea de Kevin Garnett.

Anuncios

En el primer año, con Allen como tirador estrella y decisivo, el “Big Three” de los Celtics consiguió el anillo ante el eterno rival: Los Angeles Lakers. Los números anotadores de Allen disminuyeron para aportar un rol más de conjunto, aportando su calidad para ayudar al equipo, aunque igualmente fue el máximo anotador del equipo en sus dos primeras temporadas allí. En esa etapa batió el récord de triples conseguido por un jugador a lo largo de toda su trayectoria, que finalmente quedaría marcado con 2973 triples.

Su última etapa la vivió en los Miami Heat, donde tuvo un rol secundario aunque fundamental para la consecución del anillo del año 2013. Metió el triple clave para empatar el sexto partido, que llevó el juego a una prórroga en la que vencieron los Heat. En el séptimo, Miami apuntaló a unos Spurs agotados y con el factor cancha en su contra ganando por 95 a 88. El segundo año tuvo un rol similar, aunque no sirvió para levantar el título.

Ray Allen se marchó de los Heat sin anunciar una retirada, sólo un descanso. Finalmente, después de dos años sin equipo, en un día 1 de noviembre, uno de los mejores tiradores de la historia del baloncesto nos deja para dar paso a las nuevas generaciones. #Deportes