Muchos le comparan y le denominan el Messi del basket, por sus filigranas, por el espectáculo que genera, por los aplausos que es capaz de conseguir de un público entregado a un jugador diferente a los demás, capaz de cosas espectaculares y con unos números que lo avalan. Un genio del deporte.

La noche de ayer estaba siendo una noche cualquiera en la que los #Warriors se estaban complicando seriamente el partido. Pero ahí estaba el que para muchos es el mejor tirador de la historia para encestar 46 puntos. Hasta aquí podríamos decir que es algo a lo que nos tiene mal acostumbrados. Lo verdaderamente sorprendente fueron los 13 triples que hicieron levantarse a todo un estadio.

Anuncios
Anuncios

En apenas un minuto encestó tres, superando el récord que él ya tenía con 12 anotados el pasado 27 de febrero y que compartía con Kobe Bryant (en 2003 contra los Sonics) y con Donyel Marshall (en 2005 con los Sixers y con los Raptors).

La barrera de los 10 triples en un partido ya la ha traspasado hasta en siete veces, y en toda la historia de la #nba solo se han encestado 11 triples 11 veces, siendo el único jugador que lo ha logrado en más de una ocasión (nada más y nada menos que cuatro). Sin duda, un jugador imparable que encesta desde cualquier lado, después de hacer una finta, de amagar y engañar a un contrario, en carrera, en suspensión... Con 28 años ya ocupa el puesto número 18 del ránking, algo que seguramente no tardará mucho en superar.

Todo ello ayudó a que su equipo consiguiera una nueva victoria (Warriors 116 - Pelicans 106), pese a que las sensaciones que nos dejaron no fueron nada buenas.

Anuncios

Parece que aún están en fase de calentamiento, donde sus piezas aún tienen que adaptarse, y donde las individualidades no sirven para ocultar algunas miserias que el equipo tiene. Klay Thompson no tiene un buen promedio anotador desde la línea de tres, Kevin Durant no está a su mejor nivel, al igual que Iguodala, ni que decir de Zaza Pachulia.

Lejos está ese equipo invencible que se paseaba por todo el país exhibiendo un jugo poderoso y colectivo. Teniendo en cuenta que se enfrentaban además al peor equipo ahora mismo de la NBA, los Pelicans, con uno de los jugadores peor valorados, Anthony Davis. Pero cuando en tu equipo tienes a #CURRY, las estadísticas están solo para romperlas.