La selección capitaneada por el azulgrana Leo Messi, resolvió el partido ante Colombia por 3-0, con goles del propio Leo, Pratto y Di María. Edgardo Bauza incluyó cambios significativos respecto al partido anterior frente a Brasil. La más comentada, la suplencia de Higuaín en favor de un prácticamente desconocido Lucas Pratto, delantero del Atlético Mineiro. Además sentó a Zabaleta y Enzo Pérez dando entrada al sevillista Gabriel Mercado y el ahora neroazzurro Éver Banega. El exsevillista dio al equipo, y a Leo, ese apoyo en el medio campo que tanto se echó de menos ante la canarinha. Por lo demás, los mismos hombres que sucumbieron a Neymar y compañía.

Anuncios
Anuncios

El primer tiempo fue una locura. La albiceleste empezó el partido recibiendo numerosas faltas por parte de los colombianos y en una que provocó Messi, el mismo Leo la puso donde crecen las telarañas, en la mismísima escuadra. San Juan enloquecía. Leo, que lo celebró con rabia, pudo desfogarse temprano de toda la presión sufrida a lo largo de la semana. Minuto 10 y Messi estaba desatado. Jugando, creando, asociándose y llevando todo el peso del equipo.

Llegó el minuto 23 y el capitán de la selección hizo su clásica diagonal hacia dentro y se inventó una asistencia con rosca justo a la cabeza del hoy sorprendente delantero de #argentina, Lucas Pratto, que hizo el 2-0. El punta del Atlético de Mineiro, que seguramente fue el más sorprendido de todos, dejó sentados a Higuaín y al Kun Agüero, y no defraudó.

Anuncios

Jugó maravillosamente bien de espaldas a la portería, bajando todos los balones aéreos y sobre todo con la ilusión y ambición que hacen falta en la albiceleste.

En el segundo tiempo, el ritmo de los argentinos bajó un pelo y Colombia sacó la nariz para intentar acortar distancias. Bauza quiso amarrar muy pronto (min.63) el resultado sustituyendo a Banega por Enzo Pérez y Pekerman tuvo que dar entrada a Carlos Bacca por un desgastado Radamel Falcao. Sin embargo, el partido no había terminado pasa Messi. Tras la entrada al campo de un silbado y cuestionado Higuaín, Leo todavía tuvo fuerzas en el minuto 84 para realizar un taconazo, presionar al defensa, robarle el balón y correr hasta la línea de fondo para dársela en bandeja de plata a Di María, que consiguió el 3-0 para la albiceleste. Argentina respiraba tranquila.

Leo Messi se cargó no solo el equipo, sino a todo un país a la espalda para revertir una situación que se hacía más cuesta arriba cada hora que pasaba desde el partido de Brasil hasta que empezara el partido en San Juan.

Anuncios

Con la ayuda de Banega, Messi hizo lo de siempre, creó, asistió y marcó, pero esta vez más liberado. Además, aplaudir a Edgardo Bauza por sentar a Higuaín y dar la oportunidad a un Lucas Pratto que tuvo muy claro en todo el partido cual era su papel. Messi se resarció del partido ante Brasil y calló muchas bocas gracias a un partido excelente. A la albiceleste le queda mucho por mejorar pero con el azulgrana a este nivel será más fácil hacerlo.

Argentina está ahora más cerca del Mundial 2018. Tras la victoria ante Colombia, los de Bauza son ahora quintos en la clasificación, con 19 puntos y a uno de Chile, con quien se enfrentarán el 23 de marzo. Si los argentinos cambian la dinámica como en el partido de hoy, no van a tener ningún problema para clasificarse y mucho menos, si siguen teniendo a Dios en su equipo. Messi volverá a feliz a Barcelona para enfrentarse con el Barça ante el Málaga el próximo sábado. #FC Barcelona #Lionel Messi