Quizá sea por ignorancia o por falta de ganas de contrastar una información, lo cual tendría menos perdón. El caso es que durante los últimos años no hemos parado de oír en diferentes #medios de comunicación nacionales el empleo del término "#celtiña" como adjetivo, cuando no lo es. Algunos ejemplos son "el equipo celtiña" y "la afición celtiña". El término en cuestión no es ni más ni menos que la forma diminutiva, en gallego, del nombre propio #Celta. Puede que este caso que describo no sea para rasgarse las vestiduras, pero lo cierto es cuando un celtista de nacimiento y corazón escucha esas expresiones, se pregunta qué sabe ese periodista de nuestro club y cómo se ha informado.

Anuncios
Anuncios

Fallida intención de empatizar

Es curioso que el principal objetivo del narrador, comentarista o voz en off de los medios en los que se escucha la palabra mal empleada es empatizar con el aficionado del Real Club Celta de Vigo. Y, paradójicamente, lo que en realidad consigue es dar una impresión de encontrarse alejado del entorno y la cultura vinculados al Real Club Celta de Vigo. Haciendo una metáfora, es como tirarse a la piscina sin saber si hay agua o tratar con toda la confianza del mundo a una persona a la que se conoce poco.

Caso omiso

Pero lo siguen haciendo. El último ejemplo nos llegaba hace una semana a través de un anuncio de un partido del Celta en beIN SPORTS. “El equipo celtiña”, decía una voz en off sobre unas imágenes, “busca su clasificación europea frente al Standard de Lieja”.

Anuncios

Tanto a este canal como a la emisora de radio Onda Cero, donde también se utiliza mal “celtiña”, me he dirigido a través de una conocida red social. La pena es que, de momento, han hecho caso omiso a la advertencia. A mí sólo me queda seguir apoyando al Celtiña y aprovechar esta ocasión para dirigirme a todos aquellos celtistas de verdad, no a los que se convierten durante unos minutos por exigencias del guión, y animarles a que denuncien conmigo un trato incorrecto que puede ser eliminado con la fuerza de todos.