El FC #Barcelona llegaba al partido ante el #Sevilla con la necesidad de sumar los tres puntos, no solo por el hecho de no descolgarse de la cabeza de la liga, sino para volver a generar confianza en el aficionado culé, que después de los partidos ante Valencia, Granada y Manchester City, empezaban a tener dudas del rendimiento de sus jugadores.

Aun así, el Sevilla se hizo con el partido desde el inicio, presionando arriba y jugándole de tú a tú a un Barcelona que se vio superando en juego e intensidad. El vendaval sevillista obtuvo la recompensa en forma de gol en el minuto 15, obra de Vitolo. El Barça estaba tocado y Jorge Sampaoli tenía el partido donde quería.

Anuncios
Anuncios

Los Lannisters y compañía veían desde la grada cómo el equipo que les había invitado al partido les estaba ofreciendo un gran espectáculo. Pero lo mejor estaba aún por llegar...

Sin merecerlo mucho, el Barça logró el empate gracias al de siempre, Leo Messi. Contraataque iniciado por el argentino, conducido por Neymar que le asistió como en Manchester y el 1-1 subía al electrónico. Con el pitido final de la primera parte, los azulgrana respiraron ya que el Sevilla estaba siendo una apisonadora en intensidad. El argentino y el resto del equipo culé salieron enchufados en el segundo tiempo con la intención de revertir la situación, tanto en el marcador como en juego.

Messi empezó el partido jugando a la derecha del ataque culé. Jugó la segunda parte de todo. Intervino 52 veces, bajó a recibir, condujo, regateó, marcó y asistió.

Anuncios

El argentino se puso, una vez más, el equipo a la espalda y jugó donde quiso y como quiso. El del domingo fue el octavo gol de Messi en el campeonato liguero, empatado con su compañero Luis Suárez en el pichichi, y un gol que fue el número 500 en la carrera de Leo con la zamarra azulgrana.

Los rivales, aún con la sangre caliente después de haber perdido un partido que tuvieron ganado, solo tenían palabras de admiración hacia el hombre que les había destrozado en la segunda parte. "Messi es el mejor jugador de la historia y punto. No vamos a descubrirlo ahora", decía Vitolo tras finalizar el encuentro. Y es que Leo ha conseguido que se hable más de él y sus geniales actuaciones -la última este domingo pasado- que de la renovación, casi vitalicia, de Cristiano Ronaldo hasta 2021 con el Real Madrid.

El supuesto candidato a ganar el Balón de Oro 2016 se está viendo superado con creces esta temporada por el '10' del Barça. Ganador de la Champions League con el Real Madrid y Eurocopa con Portugal, Cristiano pensaba que lo tenía todo hecho para hacerse con el trofeo. Lo que debería haber pensado el astro portugués es que Leo nunca se rinde y que hacer muchos goles a equipos inferiores no te da un Balón de Oro. Si premian los títulos, es posible que se lo lleve. Si premia la razón, Messi tendrá que comprar una nueva vitrina para colocar su sexto Balón de Oro y por qué no, para su corona como Rey de los Siete Reinos. #Lionel Messi