La selección argentina sufrió ayer un duro golpe por parte de la selección canarinha. Los brasileños golpearon primero en el minuto 25 con un golazo del jugador del Liverpool Philippe Coutinho y sentenció prácticamente el partido al borde del descanso con un gol de Neymar Jr en el 45. Y digo que sentenció el partido, aún teniendo toda la segunda parte por delante, porque los argentinos no mostraron ni un ápice de ganas ni intensidad. En ningún momento transmitieron sensación de peligro y mucho menos de buen juego. Si continúan con este ritmo, es muy probable que sufran hasta el final de las rondas clasificatorias o hasta queden fuera del #Mundial.

Anuncios
Anuncios

Y entonces sí, será el adiós de Messi.

Con el nuevo técnico, Edgardo Bauza, se buscaba una regeneración del equipo y un cambio de mentalidad respecto a las últimas tres finales perdidas. Parece que todo sigue igual. Jugadores a los que ya se les ha pasado el arroz en la albiceleste, siguen yendo convocados y siguen jugándolo todo. Casos como el de Gonzalo Higuaín, al que parece que se le perdonan fácilmente sus dos errores capitales ante Alemania en el Mundial y frente a Chile en la Copa América. Luego crucifican a Messi. El nuevo delantero de la Juventus sigue jugándolo todo antes que jóvenes talentos como Paulo Dybala, Mauro Icardi o, por qué no, Ángel Correa o Luciano Vietto. Al bueno del Kun Agüero, el partido de ayer no le hace ningún favor, ya que precisamente ante Brasil debería haber dado un golpe en la mesa para quitarle el puesto al 'Pipita'.

Anuncios

Vagó por el campo sin sentido.

Otro despropósito de esta selección es el mediocampo. Un combinado argentino que a lo largo de los años ha contado con numerosos 'jugones' en medio campo, como el caso de Riquelme, Aimar, el 'Burrito' Ortega, la 'Brujita' Verón, etc. Y que ayer decidió jugar con un centro del campo más defensivo que el Chelsea de Mourinho ante el Barça. Y no será por jugadores: Javier Pastore, Nico Gaitán, Ever Banega, Erik Lamela o el joven Manuel Lanzini. Futbolistas que darían mucho más juego que una línea de mediocentros compuesta por Lucas Biglia, Enzo Pérez o Javier Mascherano. El problema es que se han acostumbrado tanto a que Leo haga de organizador, pasador y goleador, que cuando 'La Pulga' no tiene el día, todo son problemas.

La tarea de Bauza recaía en regenerar una selección con jugadores consolidados y jóvenes talentos que demostraran hambre de títulos con su país. Además, hacer cambiar esa mentalidad de equipo perdedor que parece que tiene la albiceleste cada partido que se les pone en contra.

Anuncios

Las finales contra Alemania y Chile hicieron mucho daño, es cierto. Quién mejor que ellos para aprender de los errores y revertir la situación, pero si hay jugadores con más ambición que los que están ahora mismo, se les tiene que dar la oportunidad.

Al final todo recae en el de siempre, Leo Messi, al que querían echar después de perder la final ante Chile pero al ver que esa selección se desmoronaba sin él, corrieron a buscarle de nuevo. Como dijo el capitán de la albiceleste al terminar el partido: "Hay que cambiar esta situación de mierda", refiriéndose tanto al juego como a la dinámica, tanto del equipo, como del entorno argentino. Una cosa está clara, Leo Messi es el único que puede revertir esta situación, pero hay que ayudarle. Rodeándole de, ya no sólo de buenos futbolistas, sino de jugadores con ambición y ganas, como también el apoyo de los medios y la afición. #argentina #Lionel Messi