Pep #Guardiola tenía que hacerlo en su nueva casa futbolística, Manchester. El Etihad Stadium sería testigo del golpe de autoridad del catalán. Ganar al Fútbol Club Barcelona era necesario. Y así fue. “The Sky Blues” vencieron por tres goles a uno ante los culés. ¿Cuál ha sido la receta del éxito empleada por su entrenador? Cambiar el estilo de juego. Pasamos del “tiki taka” al contraataque y la velocidad.

¿Quién iba a pensar que Guardiola abandonaría su querida posesión por el contragolpe? ¿Tan importante era ganar al #Barcelona? Sí, lo era. La victoria llegaba con unas estadísticas sorprendentes. Pep ganaba con un 40% de posesión. Así explicaba esta transformación el técnico del City: “he percibido que mis jugadores son grandes jugando a al contra”.

Anuncios
Anuncios

El encuentro no comenzaba con buen pie para los Citizens que veían como Leo Messi se encargaba de marcar el primer gol en el minuto 21 de juego. El Barça aprovechaba un contragolpe del argentino que le pasaba el balón a Neymar previamente. El brasileño estuvo muy acertado aguantando la pelota hasta dar el pase final. Un gran disparo con la zurda abría el marcador, 1-0.

Valioso empate inicial de Gündogan para el City

Con el primer gol de Messi, parecía que el partido se le iba a poner cuesta arriba a Pep, sin embargo, Gündogan se encargaba de iniciar la remontada tras un gran apoyo de Sterling. En el descanso Guardiola supo orientar perfectamente a sus jugadores hacia el éxito.

Un nuevo partido comenzaba. Quedaban 45 minutos del mejor fútbol europeo en el Etihad Stadium. De Bruyne pasaba a convertirse en el protagonista principal del City.

Anuncios

Golazo a balón parado imposible de llegar para el guardameta del Fútbol Club Barcelona, Ter Stegen. Dos a uno en el marcador y las ganas de revancha continuaban.

Ante esta nueva situación, los culés empezaban a desmoronarse. La “MSN” no aparecía en escena como suele suceder en otras ocasiones. ¿Dónde estaban los grandes nombres? Esta falta de fortaleza fue aprovechada por los hombres de Guardiola, que finalmente, sentenciaban el partido con un nuevo gol de Gündogan en el minuto 74.

Pep Guardiola ganaba con una nuevo modelo de juego. Más velocidad y menos posesión. Las diferencias fueron notables, 315 pases del City frente a los 591 del Barça. ¿Estamos ante el fin de las posesiones infinitas? #manchester city