El circuito de Interlagos daba la oportunidad por primera vez a Nico Rosberg de proclamarse campeón del mundo de haber ganado la carrera. Este circuito anómalo, un tanto anticuado, corto, pero que tantas buenas carreras -y sobre todo trascendentales- nos ha dado, se presentaba este año otra vez como decisivo. #Hamilton se enfrentaba a su circuito maldito, el único, quitando el de Bakú que ha debutado este año, en el que nunca había ganado.

La clasificación dejó a las claras que el piloto inglés iba a darlo todo para conseguir la victoria. Con una vuelta soberbia conseguía la pole por delante de su compañero Rosberg. La carrera ha sido otro cantar.

Anuncios
Anuncios

Pista mojada, mucha agua, y una dirección de carrera que, con sus decisiones ultraconservadoras, ha recibido el abucheo y los pitos del público brasileño. Pocas veces se ve una situación así en un circuito de F1.

Hamilton desde la pole, tras empezar la carrera detrás del Safety Car, ha liderado en todo momento. Ha mantenido un ritmo altísimo, muy por encima del de su compañero. Rosberg puede sonreír con su segunda posición. Porque por detrás, Max Verstappen ha hecho una de esas carreras que hay que volver a ver. Qué bueno es este piloto. Y su carrera se ha basado en remontar lo que su equipo (demasiado optimista queriendo colocar neumáticos intermedios), le quitaba en los boxes. Y lo mismo a su compañero Ricciardo.

Verstappen, hasta el primer corte de carrera, había conseguido adelantar a Rosberg.

Anuncios

Su equipo entonces decidió cambiarle a neumáticos intermedios. En la segunda parte, Verstappen, de nuevo con neumáticos intermedios, tenía que cambiar a los de lluvia extrema. Y desde la parte final de la parrilla, a falta de 20 vueltas, supo adelantar a todo piloto que se encontraba para volver al podio.

Ferrari volvió a sufrir bajo la lluvia. Raikkönen abandonó tras un fuerte y peligroso accidente después del segundo Safety Car. Y Vettel tuvo que remontar para acabar 5º. 4º fue Pérez, que supo mantener un gran ritmo y se vio beneficiado por los errores de Red Bull. Gran actuación de Carlos Sainz. 6º, manteniendo un ritmo en agua muy por encima del que muestra su Toro Rosso en seco y sufriendo en las últimas vueltas para mantener esa posición. Gran resultado para el madrileño.

Hulkenberg ha sido 7º y Ricciardo 8º. Al contrario que su compañero, no ha sabido remontar. Con ambos pilotos, Red Bull había cometido el mismo error. El australiano hoy sale lastrado en la comparación con su compañero.

Anuncios

Es la cara más negativa del día. Felipe Nasr del equipo Sauber, 9º, suma los primeros puntos tanto para él como para su equipo en toda la temporada. Además adelanta así en el campeonato de constructores a Manor, ahora en la última posición. La importancia de este resultado en cuanto a ingresos de cara a la temporada que viene es muy grande, sobre todo para dos equipos con graves problemas económicos (sobre todo Sauber).

Y Fernando Alonso ha sido décimo, después de estar la mayoría de la carrera en zona de puntos. Tras la retirada del último Safety Car sufrió un trompo que le relegó a la última posición. La remontada en la última parte de carrera es para reseñar. Una lastima ese error, pero la remontada ahí queda.

Para el recuerdo queda el homenaje en medio de la carrera a Felipe Massa tras sufrir un accidente y abandonar. Toda la grada en pie, él llorando, en el pit lane los mecánicos del resto de equipos aplaudiéndole y es que era su última carrera en su país.

Dentro de 15 días en Abu Dhabi se decidirá el título mundial de pilotos. #Gran Premio de Brasil #Fórmula 1