El destino le hizo un guiño al delantero argentino del Chapecoense brasileño Alejandro Martinuccio, de 29 años, debido a una lesión, no viajaba junto a la delegación que se ha accidentado a última hora de la noche del lunes en el Cerro Gordo de la Unión, en el departamento de Antioquia, en el vuelo que se dirigía hacia Medelleín para enfrentarse el miércoles al Atlético Nacional de Colombia, en la ida de la primera final de la Copa Sudamericana.

Además del ex de Coritiba, tampoco viajaban junto a la expedición los jugadores brasileños Rafael Lima, Neném, Demerson, Marcelo Boeck, Andrei, Hyoran, Moisés e Nivaldo.

Estos futbolistas son los nueve jugadores del Chapecoense que no viajaban en el avión siniestrado.

Anuncios
Anuncios

En el avión de la empresa Lamia Bolivia viajaban 81 personas a bordo, entre ellas los jugadores del equipo brasileño, según ha informado la policía. Seis llegaron a ser rescatadas con vida del avión, pero una de ellas falleció mientras era trasladada al hospital. Entre los fallecidos se encuentra el centrocampista brasileño ex del Atlético de Madrid Cléber Santana.

El delantero albiceleste, criado en la cantera de Nueva Chicago, llegó al conjunto de Santa Catalina a comienzos del presente año, después de haber defendido las camisetas del Coritiba, Ponte Preta, Cruzeiro y Fluminense, en Brasil. También jugó media temporada en España, en el Villarreal, con quien disputó 13 partidos y anotó un gol y el club uruguayo de Peñarol.

“Estoy triste. Siento un profundo dolor por mis compañeros. Lo único que puedo decir es que recen por ellos", remarcó Martinuccio a radio La Red.

Anuncios

“Yo me levanté con esta noticia. Me estaba recuperando de una lesión y no viajé. No sé por qué pasan las cosas. Es muy difícil todo esto", agregó desde el club. “Estamos todos acá, no podemos creerlo. Esperamos noticias”, concluyó.

Chapecoense eliminó la semana pasada a San Lorenzo de Almagro, tras igualar 1-1 en el resultado global y clasificarse a la fase final por el gol anotado en el primer encuentro disputado en el Estadio Pedro Bidegain, más conocido como Nuevo Gasómetro. Así mismo, también dejó en el camino a clubes de la talla de Independiente en los octavos, en aquella ocasión lo hizo a través de la tanda de penaltis. Lástima que esta vez no tuvieran tanta suerte como la tuvieran entonces. Hoy el mundo del fútbol está de luto. #Deportes