El mundial olvidado

Mientras la segunda Guerra Mundial asolaba Europa, la FIFA liderada por Jules Rimet, tomó la decisión de suspender el Campeonato Mundial de Fútbol que correspondería al año 1942. Hubo un hombre, el Conde Vladimir Otz, de origen magiar que decidió asumir la complicada tarea de organizar una liza, con pretensiones mundiales, en la remota Patagonia. En este año se concluiría la represa de la “Barda del Medio”, en la Patagonia Argentina, esto significó que un grupo de ingenieros eléctricos del Tercer Reich llegara al lugar para la instalación de la primera línea telefónica de la región, con la finalidad de establecer una línea directa de comunicación con Berlín.

Anuncios
Anuncios

En el sector, y ejecutando diferentes labores en la construcción de la represa, existían varios equipos de obreros y técnicos provenientes de diversos países. El Conde Otz, notando esta múltiple representación de nacionalidades, pensó en organizar un torneo, al que llamó Campeonato Mundial.

Los equipos participantes fueron los siguientes:

Alemania: Formado por los ingenieros eléctricos. Italia: Representada por obreros piemonteses y emilianos que trabajaban en la represa. Argentina: Integrado por obreros locales. Polonia: Selección formada por sacerdotes y obreros. Francia: Equipo de intelectuales galos, reforzado por tres chilenos. España: Integrada por almaceneros de la zona. Paraguay: Conformada por obreros de origen guaraní, veteranos de la Guerra del Chaco. Inglaterra: Equipo formado para “bajarle los humos a Alemania”.

Anuncios

Real Patagonia: Jugadores de la etnia Mapuche, habitantes del sur de Chile y el suroeste de Argentina.

En la primera fase, los italianos superaron a los guaraníes y a los polacos, mientras los alemanes avanzaron venciendo a franceses y argentinos y los Mapuches clasificaron directamente a la final derrotando a españoles e ingleses.

Posteriormente para definir al segundo finalista, se eliminaron alemanes e italianos, en este partido el árbitro decretó 3 penaltis a favor de Alemania, aduciendo haber detectado pimienta en los uniformes ítalos, con lo cual perjudicaban a los rivales. Estos parecen haber sido los hechos, la leyenda luego agrega que al empezar el juego, también se inició una terrible granizada que provocó el desbordamiento de la presa recién construida, inundando el campo de juego. Aún en estas circunstancia el juego continuó, se dice, hasta la mañana siguiente, momento en el cual los alemanes se retiran del campo de juego y los mapuches reclaman la copa. El árbitro designado para los juegos importantes, fue William Cassidy, un forajido, hijo del también célebre bandido Butch Cassidy, quien reafirmaba sus decisiones arbitrales efectuando disparos al aire.

Anuncios

Décadas después, se encontró un esqueleto en Villa el Chocón, junto a una vieja cámara de filmación, se comprobó que eran los restos de Guillermo Sandrini, camarógrafo contratado para documentar el campeonato, la película rescatada permitió reconstruir los hechos. Al aparecer en la filmación de Sandrini, se constata el gol de la victoria logrado por los Mapuches. Sobre estos hechos y basándose en testimonios de diversas personalidades e inclusive de algunos sobrevivientes, dos directores cinematográficos italianos, Lorenzo Garzella y Filippo Macelloni, realizaron un documental que fue presentado en Londres en abril del año 2013, historia o leyenda, no deja de presentar una imagen novelesca. #testimonio #campeonatofutbol #campeones