El RC #Deportivo de La Coruña ha recibido unas contundentes propuestas de sanción en lo que va de temporada 2016/2017 por permitir la presencia de la pancarta del grupo 'Riazor Blues' en uno de los fondos de su estadio. En total, las multas ascienden a 150.000 euros: 30.000 por cada una de las jornadas disputadas en Riazor en las que pudo vislumbrarse ese mensaje que la Comisión #Antiviolencia considera que no está permitido. Sin embargo, la Comisión Antiviolencia ha encontrado una firme oposición en el club gallego, que no considera la existencia de maldad alguna en la muestra de dicho rótulo y ha afirmado que "no habrá cambios" al respecto de cara al próximo choque, en el que reciben la visita del Sevilla F.C.

Anuncios
Anuncios

El presidente deportivista, Tino Fernández, no dudó en expresar su "malestar" al conocer la denuncia realizada por la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, anunciando de forma inmediata que impondrían un recurso que esperan "ganar".

Además, el mandatario puso sobre la mesa la ridiculez existente en la vara de medir del organismo a la hora de reclamar otras acciones. "Es un sinsentido que por tirar una botella al campo en Valencia sean 1.500 euros y a nosotros por algo que no sucede absolutamente nada pretendan ponernos 30.000 euros por partido", manifestó Fernández ante los micrófonos de Radio Coruña, dolido por el trato recibido e instando a una nueva valoración de los hechos.

Fieles defensores de su inocencia, los dirigentes herculinos han insistido en el hecho de que la 'pancarta de la discordia' no genera odio ni incita a la violencia a pesar de provenir de los grupos de ultras que pretende erradicar la Liga de Fútbol Profesional.

Anuncios

En esta misma línea se expresó el Consejero del Área Social del Deportivo, Martín Pita, que hizo un llamamiento a la cordura y a la normalidad haciendo hincapié en que la entidad "defenderá los intereses del Deportivo según los criterios que cree que son justos", haciendo frente a unas medidas que consideran desproporcionadas.

"No tenemos problemas de violencia. Estamos en contra. La afición del #Dépor es ejemplar. Supongo que no habrá cambios sobre las pancartas para el partido contra el Sevilla", agregó, emprendiendo una lucha contra la que se observa que es una persecución injusta.