El partido de este domingo en la capital andaluza entre el equipo local, el Sevilla, que tenía los deberes hechos desde el inicio del campeonato y que contaba todos sus partidos por victorias, recibía al Barça con dudas en su juego y por el bajón ofrecido y la derrota en Champions League ante el Manchester City por 3-1.

Tal y como dijo el entrenador hispalense Sanpaoli, para dominar al Barça tenían que tener la pelota en sus pies. Sus jugadores, en los primeros compases del partido, estuvieron muy finos y el dominio era soberbio ante el equipo azulgrana. El Barça no encontraba la forma de llegar arriba y se parecía mucho al equipo de la segunda parte en el Etihad Stadium de Manchester.

Anuncios
Anuncios

Transcurría el minuto 14 cuando, por error de Sergi Roberto en defensa, propició una ventaja para el delantero sevillista Vittolo que encaró al meta Ter Stegen y lo batió por su izquierda. Era el 1-0 para el Sevilla. Ese gol lo acusó el Barça durante los siguientes 20 minutos y el Sevilla no supo o no pudo materializar sus ocasiones en goles y eso delante de un equipo de primer nivel se suele pagar muy caro, y más si delante tienes a tres animales de área como Messi, Neymar Jr y Luis Suárez. 

Era el minuto 42 cuando Neymar Jr recibió por su izquierda y en un par de regates picó área y cedió la pelota al jugador que venía en carrera, que no era otro que Leo Messi que con su zurda genial colocó la pelota muy ajustada al palo derecho del portero Rico. Él se quedó petrificado y sin reacción, era el empate a 1 y el Barça salvaba los muebles.

Anuncios

Con este tanto anotado Leo Messi, consigue con el Barça la friolera de 500 goles, incluidos amistosos, una cifra fuera del alcance de cualquier jugador.

Finalizó la primera parte y estaba por ver si el partido continuaría tan eléctrico como en lo demostrado en los primeros 45 minutos. El dibujo del equipo azulgrana en la segunda parte fue otro totalmente diferente y era la versión buena del campeón de #Liga. El Sevilla tuvo que replegarse por el dominio de la pelota del Barça y a consecuencia de ello Leo Messi asistió a Luis Suárez para anotar el 1-2 en el minuto 60.

De aquí hasta el final del partido hubo ocasiones claras de gol que desaprovecharon Neymar Jr y Luis Suárez. El partido se acabó con la victoria del Barcelona y por parte del Sevilla cabe recordar que esta temporada aún no ha conseguido derrotar al cuadro catalán. En verano fue la Supercopa de España. La anécdota del partido fue del arbitro Jaime Latre cuando sacó tarjeta amarilla a Leo Messi por perder tiempo al atarse la bota de fútbol, que previamente se la habían sacado en una falta.

Anuncios

El resumen del partido fue la transformación del Barça de un tiempo a otro, como si fuera Doctor Jekyll y Mister Hyde y sin lugar a dudas la figura del '10' argentino Leo Messi por encima de todos. Es un jugador diferente al resto y tenemos la gran suerte de disfrutarlo, más allá de los colores que uno sienta.

El Barça se sitúa por detrás del Real Madrid en la tabla clasificatoria y ya un poco más atrás está el Atlético de Madrid que pinchó contra la Real Sociedad y el Sevilla.

#FC Barcelona #Lionel Messi