Nueva victoria del equipo de la Bahía, y ya van cuatro seguidas después del tropiezo en el primer partido contra los San Antonio Spurs de Pau Gasol. Se auguraba un partido caliente en el Oracle Arena, de los que generan morbo y expectativas. En parte porque es la primera vez que se enfrentan ambos equipos después de que los Warriors remontasen un 3-1 en contra a los Thunder en los últimos Playoffs, pero sobre todo por el reencuentro de Durant con Westbrook, cuya relación ha sido bastante comentada desde que el primero decidiese marcharse a los Warriors a principios de julio.

El choque empezó con un claro dominador y los Thunder salieron como se debe salir en las grandes noches, una buena circulación de balón en los primeros compases y con un Steven Adams (11+4) haciéndose fuerte en la pintura.

Anuncios
Anuncios

El ambiente empezaba a caldearse más de lo necesario y se vio en la técnica pitada al entrenador de los GSW, Steve Kerr, al protestar más que efusivamente una falta no pitada sobre Curry (21+7). Un mate de Jerian Grant potentísimo en la cara de #Durant puso una diferencia de 10 puntos a falta de 3 minutos y hasta aquí aguantaron las fuerzas de los de Oklahoma, que poco a poco fueron cuesta abajo para dejar el primer cuarto en un 32-31 a favor, a pesar de un triple de Durant en los últimos segundos.

El segundo cuarto fue de los de recordar, digno de las grandes hazañas a las que nos tienen acostumbrados los jugadores de los Warriors los últimos años, y es que el potencial ofensivo de este equipo no tiene límites. Los triples se sucedían uno tras otro, hasta ponerse en un parcial de +16, que hizo que Billy Donovan, el entrenador de Oklahoma, sacase de nuevo a #Westbrook (20+6+10) al parqué para que fuese el salvador que nos tiene acostumbrados.

Anuncios

No dio resultado y éste con cuatro pérdidas incluidas, reflejó la diferencia que hay entre estos dos equipos al principio de la temporada. Se fueron al descanso con un 11-37 de parcial para los Warriors.

Los dos siguientes cuartos se sucedieron a velocidad de crucero para los de Oakland, terminado el partido con un 96-122 y con Durant igualando su récord de triples en un partido (7-11) para terminar el partido con un contundente 39+7. A pesar de la derrota, Oklahoma no deja malas sensaciones y de aquí a que vaya avanzando la temporada, irán subiendo el listón defensivo que tanto se espera de ellos. #NBA