Este 20 de noviembre se cumplen 41 años de la muerte del general Francisco #Franco y, sin embargo, la sociedad española mantiene ciertas costumbres instauradas durante el franquismo. El #Fútbol no resulta una excepción en este aspecto, puesto que la denominación común de los árbitros nacionales se encuentra estrechamente ligada a los 39 años de dictadura.

El gusto del caudillo por el deporte rey en España no era ningún secreto. De hecho, la conocida actualmente como Copa del Rey se conoció durante su mandato como la Copa del Generalísimo. En consecuencia, el interés de Franco por la información deportiva y, en especial, la futbolística, era evidente, por lo que no pasaron desapercibidas para él las noticias derrochadoras de originalidad y dobles sentidos que ya por aquella época firmaban los periodistas.

Anuncios
Anuncios

Este impulso de la creatividad plasmada en la tinta, además de no esquivar la censura predominante en todas las publicaciones, confrontó con la llegada a la élite arbitral del colegiado Ángel Franco Martínez. El dictador era consciente de que el primer apellido del árbitro podría utilizarse para lanzarle pullas o mensajes ocultos que trataran de ridiculizar a su persona, por lo que tomó medidas para prevenir semejantes polémicas obligando a los medios a dirigirse a los jueces del fútbol a través de sus dos apellidos.

En este periodo radica el porqué de los conocidos Undiano Mallenco, De Burgos Bengoetxea, Fernández Borbalán, Velasco Carballo y demás nombres utilizados en el panorama futbolero español y que en pleno 2016 aún perdura. ¿Para qué arriesgarse a titulares como 'Franco la lía', 'Franco roba un penalti' o 'Franco toma una decisión polémica' pudiendo guardarse las espaldas? El gallego estuvo ágil a la hora de implantar esta regla, por lo que inmediatamente Franco Martínez dio el salto a Primera División cambiando por completo la tradición utilizada hasta la fecha y estando perseguido por esta razón en diferentes estadios por su curiosa aunque inexistente relación con el poder.

Anuncios

Sin embargo, resulta chocante que el periodismo español haya adoptado la medida como propia. Desde la muerte del caudillo han pasado ya 41 años, el mismo número de Ligas y Copas, miles de encuentros oficiales en el fútbol profesional y generosas cifras también de amistosos y otras competiciones, pero las dobles designaciones continúan utilizándose tanto en los diarios como en los propios clubes, organizadores o federaciones, por lo que la práctica no tiene vistas de mutarse, al menos próximamente. #Árbitro