La situación con el nuevo presidente de Estados Unidos, Donal Trump, no es la idónea para la mayoría de los ciudadanos. Pero tampoco con los mayores deportistas del país, los jugadores de la NBA.

Durante estos días de campaña hemos podido ver a varios estamentos de la #nba apoyando la candidatura de Hillary Clinton y criticando duramente la candidatura del que finalmente, ha sido elegido como nuevo presidente.

Desde el gran veterano Popovich, entrenador de los Spurs, al que pudimos escuchar afirmar que no tiene nada en contra de Trump porque sea republicano sino que "no entiendo su tono desagradable y por todos sus comentarios xenófobos, homofóbicos, racistas y misógenos".

Anuncios
Anuncios

Pasando por Stan Van Gundy entrenador de los Pistons y padre de tres hijas que no entiende como alguien tan racista puede ser elegido como presidente. Hasta el mismísimo jugador de los New York Knicks, Carmelo Anthony, que afirmaba tener miedo frente a las pasadas elecciones.

Pues bien, todo este descontento no ha sido suficiente para que Donal Trump intentase acercar posturas con las grandes estrellas del país, sino que lejos de esto, ha decido eliminar la pista de #Baloncesto de la Casa Blanca.

Los estamentos de la NBA seguro que no han quedado muy contentos al escuchar esta noticia y más cuando el anterior presidente, Barack Obama, era un fiel seguidor y amante del baloncesto.

Los vigentes campeones de la NBA, los Cavaliers, recientemente afirmaron que las visitas realizadas a la Casa Blanca podían verse afectadas e incluso dejar de darse si era elegido Donal Trump, y efectivamente, no sabemos si los jugadores de los Cavaliers estarán o no en lo cierto.

Anuncios

Lo que si que sabemos es que Richard Jefferson, el alero de los Cavaliers, hizo de chivato a través de su Snapchat, donde podíamos leer: "It's so sad that this had already been requested to be changed over to a croquet/polo ground", "es muy triste que esto ya haya sido solicitado para ser cambiado por una pista de croquet" y en la imagen con el texto anteriormente podíamos ver la pista de baloncesto situada en la Casa Blanca.

Todavía nos se sabe al cien por cien si es cierto o no, pero en caso de destruir la cancha de baloncesto, sería sustituida por un campo de coquet, deporte al que Trump es un aficionado y que ya practicaba en el lujoso Mar-a-lago en Palm Beach (Florida). #Donald Trump