En pocas ocasiones podemos ver en la prensa una información que podría encajar indistintamente en cualquiera de estas secciones: deportes, música y noticias de ámbito judicialY todo por algo en principio tan inocente como el #himno oficial de un club de fútbol.

Todo empezó con la celebración del centenario del Club América de México, el pasado 12 de octubre en el histórico Estadio Azteca. Para tal ocasión, el club mexicano presentaba un nuevo himno cuya música, e incluso parte de la letra, resultaba muy familiar a los aficionados españoles. Demasiado familiar. La polémica no tardó en estallar y después de escuchar con detenimiento y comparar, el Sevilla acusó abiertamente al club mexicano de haber plagiado su himno, el mismo que compusiera el artista sevillano El Arrebato en 2005, también con motivo del centenario del equipo andaluz.

Anuncios
Anuncios

El propio músico no sólo apreciaba evidentes coincidencias en la melodía, sino también en la letra, el ritmo e incluso el mensaje de la canción.

Finalmente el América decidió retirar el controvertido himnodisculparse ante la afición sevillista por lo sucedido, desvinculándose además del posible delito de #plagio, que atribuye por entero al conjunto musical autor de la canción, el grupo mexicano Matute. Fin de la polémica.

El plagio del himno de Argentina y otros casos curiosos

Decíamos que ese no era el único caso de himno plagiado que se conoce. Más allá del ámbito deportivo, ha habido acusaciones de plagio en algo tan importante y delicado como un himno nacional. Por mucho menos de eso se han declarado guerras a lo largo de la historia.

Por ejemplo, los himnos de países como Estados Unidos, la República de Sudáfrica, Uruguay o Argentina han sido acusados de plagio en varias ocasiones, en algunos casos con argumentos más sólidos que en otros, todo sea dicho. Sin embargo, el escándalo más sonado fue sin duda el del serbio Dusan Sestic, quien compuso un emotivo himno para Bosnia-Herzegovina, un nuevo estado que surgía a partir de la desintegración de Yugoslavia.

Anuncios

El himno era en realidad una copia de un tema musical de la película "National Lampoon Animal's Festival", como se descubrió casi 20 años después.

Para acabar, cabe citar un caso bien curioso: el de Estonia y Finlandia, dos países que comparten de forma civilizada la música de sus respectivos himnos nacionales. Eso sí, cada uno con su letra. #Deportes Sevilla