Este año volvió a ser Madrid la capital de la NBA por una noche, ya que al igual que ocurrió el año pasado, el Real Madrid volvió a ser el anfitrión frente a un equipo de la mejor liga del mundo de #Baloncesto, Oklahoma City Thunder. Se preveía una noche espectacular en el Barclaycard Center, y así fue. El partido terminó siendo todo un espectáculo con una remontada impresionante del Madrid de Laso que demuestra estar un paso por delante de muchos equipos europeos y por una noche, de los Thunder de Oklahoma City.

Arrancaba el partido con una dominación total del equipo estadounidense que no dejaba respirar a los merengues, que comenzaron el partido muy despistados y con un gran número de pérdidas aprovechadas por el ataque de los Thunder, liderados por un gran Victor Oladipo que hizo su estreno oficial con Oklahoma dejando unos números muy esperanzadores tras la salida del equipo de Kevin Durant; 34 puntos para el joven escolta que militaba en las filas de los Orlando Magic la temporada pasada.

Anuncios
Anuncios

Álex Abrines se estrenaba con la camiseta de los Thunder, y como era correspondiente, se llevó una sonora pitada de los aficionados del Palacio de los deportes, que fueron críticos con el jugador por su pasado blaugrana. No tuvo margen de error por parte de la afición, cada vez que el balón llegaba a sus manos, los abucheos atronadores llegaban a los oídos de todos los aficionados que estuvimos presentes en el estadio.

El gran protagonista de la noche fue Sergio Llull, que estuvo excelso durante todo el partido y que puso la guinda en el pastel con su triple sobre la bocina que llevaba el partido al descanso tras dos tiros libres anotados de Andrés Nocioni que reducían la diferencia. La prórroga fue todo un paseo madridista. Los Thunder se enfriaron tras la impresionante canasta de Sergio Llull, y los madridistas que estaban en pista (Hunter, Randolph, Llull, Nocioni...) tiraron del carro y culminaron una remontada con un increíble triple del pívot estadounidense que hizo que los aficionados se levantaran de sus asientos. 

El Real Madrid consiguió algo histórico, derrotar a uno de los mejores equipos de la NBA la pasada temporada delante de su público en un partido que quedará para la historia.

Anuncios